Valencia ya ha sufrido casi tantos accidentes entre peatones y ciclistas como en todo 2016

Una ciclista circula por el anillo junto a un paso de peatones en Guillem de Castro. / Irene Marsilla
Una ciclista circula por el anillo junto a un paso de peatones en Guillem de Castro. / Irene Marsilla

En 2017 se cuentan ya 26 siniestros entre bicis y viandantes, cuatro menos que el año pasado

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La ciudad de Valencia ya ha sufrido, en 2017, un total de 26accidentes entre ciclistas y peatones, casi tantos como en 2016, cuando se registraron 30 siniestros entre los mismos actores en todo el año.

El aumento de las infraestructuras ciclistas y la preponderancia de la bici en las políticas públicas de movilidad ha provocado un crecimiento exponencial de este medio de transporte en la ciudad, lo que lleva aparejado nuevos actores en la vía y, por tanto, confusiones en determinados puntos, sobre todo en los cruces del anillo ciclista donde decenas de peatones y ciclistas desconocen quién tiene la preferencia en varias intersecciones.

En una respuesta a una nota interior de Ciudadanos, la concejalía de Protección Ciudadana ha informado de que Valencia ha registrado, en 2017, un total de 91 accidentes en los que se han visto implicados ciclistas, casi la mitad que en 2016, cuando en todo el año se vivieron 203. Lo más llamativo es el importante aumento de choques entre ciclistas y peatones, sin que los datos revelen quién tuvo la culpa en cada uno de los accidentes. De 30 en 2016 se ha pasado a 26 en apenas cinco meses.

Vecino del centro lamentan la confusión en algunos cruces del anillo ciclista

Las quejas de las asociaciones de vecinos sobre la presencia de ciclistas incívicos en las aceras son constantes. Estos comportamientos de algunos usuarios de las bicicletas, unidos a la señalización de las zonas ciclistas (como denunció en LAS PROVINCIAS la Asociación Valenciana de Autoescuelas la pasada semana), provocan dudas y problemas en determinados puntos, sobre todo allí donde el carril bici discurre junto a un paso de peatones como en el cruce de Xàtiva y Alicante al lado de la Estación del Norte en el centro de la ciudad.

En los 91 accidentes de 2017, hasta el 31 de mayo, en los que se han visto implicados ciclistas, aparecen también otros vehículos. Así, además de los 26 siniestros con peatones y los 29 calificados como «caída causal», hay 9 accidentes entre ciclistas, 22 con coches, uno con un patín, otro con un ciclomotor y tres con motocicletas. Casi uno al día.

En 2016, la mayoría de siniestros que implicaron a un ciclista fueron caídas casuales (72) o en ellos también se vio implicado un turismo (64). Hubo 23 accidentes entre ciclistas y 9 entre usuarios de la bicicleta y de la motocicleta, así como tres con ciclomotores, uno con un autobús y otro con un camión, según los datos ofrecidos por el Ayuntamiento de Valencia.

DATOS

91
Accidentes en los que se ha visto implicado un ciclista en los primeros cinco meses de 2017.
0,6
Siniestros de media al día protagonizados por al menos una bicicleta en todo 2017.
203
Accidentes registrados entre bicicletas y otros usuarios de la vía en 2016 según el Consistorio.

Cabe recordar que el ciclista es junto al peatón el usuario de la vía que más peligro corre. El Consistorio quiere bajar los carriles bici de las aceras en los tramos donde aún están sobre ellas, como en la avenida del Puerto, para dar más seguridad al ciclista. Además, Protección Ciudadana ha ampliado los controles de velocidad con radar en toda la ciudad y Movilidad ha cambiado la onda verde de los semáforos para ralentizar el tráfico porque a menor velocidad, menos probabilidad de que un accidente sea mortal, según explican desde la DGT.

Además, el Ayuntamiento está en estos momentos en la primera fase de la elaboración de un plan director de seguridad vial para la ciudad, con el objetivo de terminar un año con cero víctimas mortales y cero accidentes graves como el que en enero de 2013 acabó con la vida de una joven ciclista de 23 años junto a la estación del AVE Joaquín Sorolla. Para eso, este verano va a comenzar una serie de entrevistas con distintos actores sociales de la ciudad para decidir qué introducir en el plan director de seguridad vial, que usará como base el Plan de Movilidad Urbana Sostenible y en virtud del cual el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ya ha anunciado que cambiará la onda verde en semáforos del centro para reducir la velocidad en una zona que tiene activada una restricción de velocidad a 30 kilómetros por hora desde finales de 2015.

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés, al respecto de los datos ofrecidos en una nota interior, asegura que estos guarismos «no son casuales». «Es una consecuencia de la falta de actuaciones de seguridad vial de Grezzi en toda la legislatura, de no haberse preocupado en hacer una ciudad pedagógica respecto al uso de la bicicleta, y de hacer imperar un modelo de jerarquías donde al ciclista se le oferta poder correr a toda costa en vez de pasear o trasladarse de un modo seguro por la ciudad», comentó Estellés, que insistió en que exigen seguridad «siempre para los propios ciclistas y para los peatones, como elementos más sensibles del modelo de movilidad».

«Grezzi incumple las normas»

«Al final, qué puede esperarse de un concejal delegado de Movilidad que él mismo incumple reiteradamente normas de tráfico», se pregunta Estellés, que añade que Grezzi «no es capaz de poner en funcionamiento en dos años una agencia de la bicicleta que regule estas cosas, y que actualmente tiene en paños menores una revisión de Ordenanza de Circulación».

El concejal de Ciudadanos advierte de que si la revisión de la ordenanza «no es para generar una conciliación entre todas las modalidades de transporte, sino que es para imponer que los ciclistas puedan circular por los viales reservados y por la calzada al mismo tiempo, como anunció Grezzi en Benimaclet hace unos meses, el tema puede ponerse incluso peor respecto a los accidentes de ciclistas y en cuanto a conciliación viaria entre ciclistas y peatones».

«Giuseppe Grezzi nos está abocando adrede a un caos circulatorio donde se está imponiendo la ley del más fuerte o del más imprudente, en vez de hacer de gestor y abogar por la prevención, por la seguridad vial y por el orden», lamentó ayer el concejal Estellés.

Fotos

Vídeos