Valencia quiere limitar los apartamentos turísticos tras detectar 2.400 ilegales

Sandra Gómez, ayer. / m. molines

El Consistorio negociará con las plataformas de internet un tope de días de alquiler e incluso una tasa al advertir de la saturación

PACO MORENO VALENCIA.

Valencia roza peligrosamente la saturación de la oferta de apartamentos turísticos, según la tesis mantenida ayer por la delegada de Turismo, Sandra Gómez. De ahí que el Ayuntamiento prepare un lote completo de restricciones, inspecciones, una tasa e incluso cierres ante la situación actual, que se refuerza con la conclusión del estudio realizado por una empresa los últimos meses: la mitad de las viviendas que se ofrecen no están reguladas, ni aparecen en el registro ni presuntamente pagan impuestos a Hacienda. En cifras, 2.429 pisos.

Este balance supone algo más de la mitad de toda la oferta que llega a 5.714 apartamentos, donde se incluyen tanto las empresas como los particulares. Gómez fue muy clara y lo dijo varias veces, al señalar que el propósito del Consistorio es limitar este sector, donde el ratio en Valencia por cada mil habitantes (6,6) es superior a lo que ocurre en Madrid, Sevilla o Málaga. Sólo Barcelona está por delante con un índice de 9,8 viviendas de este tipo.

«Queremos dar protección al residente, luchar contra la economía sumergida y proteger a aquellas empresas que ofertan ese tipo de alojamiento de forma legal para favorecer una mayor equidad competitiva, además de garantizar los derechos del turista que alquila asegurando la calidad», dijo la delegada, quien quiere firmar un convenio con la plataforma de internet AirBnB, mayoritaria en el sector y que extenderá a otras empresas.

El convenio está por perfilar, aunque habló de limitar el número de días de alquiler en los pisos que aparezcan en dicha empresa intermediaria, así como que sólo puedan publicitarse los incluidos en el registro de la Agencia Valenciana de Turismo. También habló de la posibilidad de cobrar una tasa a los particulares, un añadido a la comisión que se llevan este tipo de plataformas y que ingresaría el Ayuntamiento. Esta medida ya fue anunciada el pasado mayo por el alcalde Joan Ribó, distintas al cobro directo a los turistas que se realiza en otras ciudades y es rechazado por el tripartito.

Gómez llegó a desaconsejar a los particulares que inviertan en la compra de viviendas o su reforma para que sean destinadas como apartamentos turísticos. La edil sostuvo que «los estudios demuestran que la rentabilidad sólo llega cuando se pasa de los 180 días al año de alquiler si se hace frente a todos los gastos legales».

Los datos del estudio indican que la oferta de apartamentos en Valencia es ya superior a la de hoteles, al alcanzar las 18.102 plazas frente a las 16.191 de los establecimientos hoteleros. Aún así, tanto el número de viajeros como las pernoctaciones siguen siendo favorables a los segundos, una tendencia que el Consistorio quiere mantener en la medida que pueda. De este modo quiere reducir las quejas vecinales por los problemas de convivencia y ruidos nocturnos surgidos en algunos barrios estos años.

La Federación de Vecinos apoyó las medidas anunciadas por Gómez, para matizar que «ojalá no lleguen tarde». La secretaria de la entidad, Ana Cantero, confió en que se pueda acordar «una normativa que evite la degeneración que se está viendo en otras ciudades españolas como Barcelona».

La Federación de Vecinos estará en la mesa de trabajo que se formará para evaluar el sector y su incidencia en los barrios. «Estamos dispuestos a sentarnos, negociar y consultar a nuestras asociaciones federadas que ya llevan tiempo trabajando con este problema», señaló.

Sobre la posibilidad de incluir una tasa a los particulares que pongan en alquiler vacacional sus inmuebles en plataformas digitales, comentó que «a falta de conocer con más detalle esta iniciativa, lo que sirva para ayudar a regular la actividad, proteger al vecino y aportar recursos públicos es bienvenido». De opinión contraria fue el portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, quien aseguró que «Sandra Gómez se equivoca, con más impuestos no se soluciona el problema del turismo en Valencia. No se puede centrar sólo en la recaudación. Es necesario que busque soluciones a los apartamentos turísticos tras tres veranos de inacción pero su única propuesta ha sido subir los impuestos».

Giner insistió en la necesidad de que el Ayuntamiento se coordine con otras Administraciones públicas. «El tripartito se tiene que sentar con el resto de administraciones y buscar soluciones intermedias y consensuadas para solucionar el problema de los apartamentos turísticos. Especialmente es necesaria la coordinación con la Generalitat», comentó el edil.

La concejal de Turismo terminó diciendo que este sector debe estar dado de alta en el Ministerio de Hacienda, a través del modelo 347, con el propósito de que tributen como empresas o autónomos. «La oferta debe ser responsable para evitar el alquiler ilegal», reiteró al anunciar las medidas de presión.

Más

Fotos

Vídeos