Valencia plantea limitar los hoteles en las zonas saturadas del centro

Edificio de la plaza de Manises que se rehabilita para un futuro hotel. / Irene Marsilla
Edificio de la plaza de Manises que se rehabilita para un futuro hotel. / Irene Marsilla

El Ayuntamiento decidirá las áreas con restricciones tras una nueva consulta vecinal del Plan de Ciutat Vella

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El Ayuntamiento plantea en el Plan Especial de Protección de Ciutat Vella la limitación de la apertura de hoteles en las zonas más saturadas del centro de Valencia y donde hay un claro predominio sobre los edificios destinados a vecinos. Las restricciones podrían ser una realidad este año dado que el documento está en plena tramitación, indicaron ayer fuentes cercanas al gobierno municipal, quienes precisaron que no habrá una decisión sobre los barrios afectados hasta que acabe el estudio.

El proceso ha pasado ya una serie de informes iniciales y talleres de participación ciudadana, tras lo que se elaboró una memoria. Faltará todavía otra consulta vecinal, en esta ocasión sobre todo el distrito, así como su aprobación en el pleno y en la Generalitat.

Esos son los pasos a dar, aunque en el apartado de conclusiones ya aparece la intención de «modificar el régimen de usos actual limitando la implantación del uso terciario hotelero en sus diversas modalidades» teniendo en cuenta las diferencias de cada zona, sobre todo las actualmente saturadas, además de evitar situaciones de compatibilidad con el uso residencial en edificios de uso mixto.

El alquiler de las viviendas turísticas es un 66% más caro que un arrendamiento tradicional

La misma referencia aparece en otros apartados del plan. La intención del gobierno municipal de limitar el sector, donde también se incluyen los apartamentos turísticos, ha provocado un aumento de los proyectos que se ultiman para los barrios de Ciutat Vella, afirmaron fuentes conocedoras de estas iniciativas. Desde el Ayuntamiento recordaron que en el primer caso deben cumplirse una serie de requisitos, como que si es un edificio completo haya una altura de tres metros entre forjados, o que los alojamientos turísticos estén siempre debajo de las viviendas y no superen la mitad de los pisos del portal, en caso de una utilización compartida.

El plan de Ciutat Vella recoge una serie de planos con las ubicaciones actuales de los hoteles. Esa fotografía, así como el estudio de la comparativa con las viviendas, servirá para determinar las limitaciones futuras. Los residentes pueden compartir inmueble con un uso hotelero, aunque estas habitaciones sólo pueden ocupar la planta baja y la primera, con una entrada independiente. A modo de ejemplo aparece el detalle de la avenida del Oeste y su entorno, donde se señala que «en esta zona debe mantenerse el uso residencial como predominante. Los compatibles serán el comercial y las oficinas ocupando situaciones del edificio que no afecten al primero. Será necesario limitar la implantación del terciario en el uso mixto (locales de ocio, restaurantes, comercios dedicados al turismo, hoteles y viviendas turísticas)».

Otra de las consideraciones es que el desarrollo turístico está teniendo «clara incidencia de forma muy concentrada en Ciutat Vella, generando impactos positivos pero también otros bastante negativos como el encarecimiento del alquiler de la vivienda y de los servicios que afectan al uso residencial, la transformación del tipo de comercio, la afección al espacio libre público y su apropiación mediante terrazas».

La previsión del Consistorio es aprobar este año el planeamiento del centro histórico

Terrazas de bares

En cuanto a las viviendas turísticas, se indica que «han proliferado con una gran intensidad y representan un importante porcentaje de los alojamientos en Ciutat Vella. Su concentración en este ámbito está generando una inquietud en los vecinos», para citar ejemplos como el aumento del precio de los alquileres. «El turístico en viviendas no regladas es superior en un 66% al del tradicional», se indica.

Todavía faltan meses para que este documento sea aprobado definitivamente, aunque las protestas vecinales van en aumento. Hoy se ha previsto a las 19 horas una marcha desde la plaza del Tossal, en un particular pasacalles de las Fogueres de Velluters.

Hasta una docena de entidades del centro histórico han firmado un manifiesto en contra de la saturación de viviendas turísticas. Fuentes de Amics del Carme indicaron que hay varios proyectos en marcha con un claro predominio del uso turístico.

En el documento municipal se señala que se ha producido una «proliferación de locales de restauración cuyas terrazas ocupan superficies desmesuradas llegando a apropiarse del espacio público e impidiendo la circulación peatonal», para indicar que hay «conflictos de convivencia entre usos estrictamente residenciales y usos con finalidades turísticas en un mismo inmueble».

Más

Temas

Turista

Fotos

Vídeos