Valencia matricula 3.000 vehículos más pese a las restricciones al tráfico

Tráfico en el centro de Valencia, en una imagen reciente. / j. j. monzó

Los ingresos por el impuesto se congelan tras las bonificaciones a los híbridos, que llegan al 75%, y se prevé recaudar 35,6 millones de euros

P. MORENO VALENCIA.

El próximo 1 de septiembre se pondrá al cobro el Impuesto de Vehículos, que este año supondrá en Valencia una cifra superior en 3.170 recibos a la del ejercicio anterior. La recuperación económica se abre camino poco a poco, lo que se refleja en el parque móvil y en la decisión de los vecinos del cap i casal de adquirir un coche.

En total se emitirán 436.968 recibos, según los datos facilitados por el concejal de Hacienda, Ramón Vilar. Las liquidaciones estarán en periodo de pago voluntario hasta el 31 de octubre, tras lo que se iniciará la vía ejecutiva con recargo.

El incremento contrasta con las restricciones al tráfico privado que se están aplicando por parte del Ayuntamiento, especialmente en lo que se refiere al centro de la ciudad. La primera modificación en este sentido se produjo entre Les Corts y la calle Serranos, mientras que ahora se quiere extender a todo el barrio del Carmen y parte de las zonas del Pilar y el Mercat.

Vilar destaca que se nota la implantación de híbridos gracias en parte a los descuentos fiscales

Por el contrario, el parque móvil aumenta igual que sucede con la intensidad media del tráfico en los grandes accesos de Valencia. La falta de una adecuada red de transporte público metropolitana es la causa de esta tendencia, por lo que el Consistorio y la Generalitat se han unido en la reivindicación del llamado contrato programa con el Gobierno para financiar la ampliación de líneas de autobús y metro.

En cuanto a la matrícula del Impuesto de Vehículos, se da la circunstancia de que el importe total previsto prácticamente se mantiene respecto a 2016, al establecerse en 35,67 millones de euros, mientras que el ejercicio pasado ascendió a 35,76 millones. Esto se debe como explicó el delegado de Hacienda a la aplicación de una bonificación del 75% del tributo para los vehículos híbridos. Con esto se refiere a los de motor eléctrico-gasolina, eléctrico-diésel o eléctrico-gas.

Vilar señaló que la ligera reducción de los ingresos pese al aumento en algo más de 3.000 vehículos refleja lo acertado de la bonificación decidida el pasado año. «El parque móvil se está renovando con coches que contaminan menos», subrayó. La ordenanza fiscal señala también que los turismos de nueva matriculación que utilicen como carburante gasolina sin plomo, gozarán de una bonificación en la cuota del impuesto del 30% durante tres años, cuando el grado de emisión de carbono CO2 sea inferior a 100 g/Km. En otro de los apartados se comenta que los vehículos que usen como carburante gas natural licuado del petróleo o comprimido, gozarán de una bonificación del 75%.

La implantación de estas tecnologías en la mayor parte de las marcas se ha notado este año en la recaudación del impuesto. Sirva como ejemplo que la mayor parte de los taxis ya utilizan vehículos con motores híbridos.

Fotos

Vídeos