Valencia dedicará una calle a Miguel Ángel Blanco y a otras víctimas de ETA

Los concejales, ayer, durante el último pleno municipal.
Los concejales, ayer, durante el último pleno municipal. / irene marsilla

El pleno aprueba trasladar a lugares «más destacados» de la ciudad las vías de Ernest Lluch, Manuel Broseta y Tomás y Valiente

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Valencia dedicará una calle al concejal del PP Miguel Ángel Blanco asesinado hace ahora veinte años por ETA y, además, dará vías a otras víctimas del terrorismo, como Josefina Corresa (que murió en un atentado en unos grandes almacenes de la ciudad), y de asesinatos de carácter político como Guillem Agulló o Miquel Grau. En todos los casos se hará conforme se vaya disponiendo de vías públicas pendientes de asignar denominación.

Así lo aprobó ayer el pleno municipal con los votos favorables del tripartito (PSPV, Compromís y València en Comú) y las abstenciones de la oposición (PP y Ciudadanos), que habían presentado una moción, debatida conjuntamente, para reconocer en Valencia el «punto de inflexión en la lucha contra el terrorismo» que supuso la figura de Blanco, como señaló la concejala de Ciudadanos Amparo Picó, y «el símbolo para la libertad», en palabras del portavoz popular, Eusebio Monzó.

Sin embargo, el punto que debía debatirse sin sobresaltos para lograr que Valencia se sume a los reconocimientos realizados en otras 70 localidades se convirtió en uno de los polémicos de la jornada al optar el gobierno municipal por presentar un texto alternativo -que es el que se llevó a votación- por considerar «irrespetuoso» resaltar únicamente a una víctima frente a otras, según indicó la concejala de Cultura, Glòria Tello, encargada de defender la propuesta junto a la edil y portavoz socialista Sandra Gómez, quien señaló que la lucha contra el terrorismo debe «quedar fuera de posiciones partidistas» y que ninguna víctima «debe caer en el olvido».

«Una inmoralidad»

Pero fue Tello quien tuvo las palabras más duras para los representantes de la oposición al considerar «una inmoralidad» que se quiera «focalizar en una sola persona un reconocimiento que afecta a todos», además de criticar la «distinción inhumana» a un único asesinado. A lo que Monzó le exigió disculpas.

No obstante, la responsable municipal de Cultura resaltó que, con la propuesta alternativa del ejecutivo de Ribó, el Ayuntamiento manifiesta que «respeta y ofrece su reconocimiento a Miguel Ángel Blanco» como pedían los dos grupos de la oposición al tiempo que pretende convertirse en «un símbolo de rechazo a todas las formas de terrorismo, trabajando por los derechos humanos y siguiendo con medidas de reparación a todas las víctimas y familiares», como recoge la moción.

Además, la propuesta impulsada por el Consistorio incluye el traslado de las actuales calles de Ernest Lluch, Francisco Tomás y Valiente y Manuel Broseta a otras «más destacadas» conforme existan viales disponibles en la ciudad. Un aspecto que minutos antes había planteado Monzó recordando que la petición no era nueva, como la calle a Josefina Corresa.

Más

Fotos

Vídeos