La Universitat no ha pedido aún la licencia de obras para el Luis Vives

La Universitat no ha pedido aún la licencia de obras para el Luis Vives
Irene Marsilla

Urbanismo confirma que el centro educativo no se ha dirigido al Consistorio tras la okupación ilegal del inmueble hace ahora cinco meses

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La Universitat de València aún no ha pedido la licencia de obras para la rehabilitación del antiguo colegio mayor Luis Vives, okupado ilegalmente el pasado mes de mayo. Aunque el centro educativo expresó su intención de rehabilitar el inmueble, cerrado al público en verano de 2012, lo cierto es que al Consistorio no ha llegado ninguna petición para empezar las obras de rehabilitación del edificio.

Así lo ha confirmado la concejalía de Urbanismo en la comisión homónima de este mes a preguntas del concejal de CiudadanosNarciso Estellés. El departamento que dirige Vicent Sarrià ha explicado que la Universitat de València no ha pedido ni solicitud de licencia de rehabilitación ni de actividad ni se ha mantenido ningún contacto con el centro universitario. La Universitat sigue realizando los trámites burocráticos, como institución propietaria del edificio, para contratar el proyecto de rehabilitación del inmueble. Mientras continúan las formalidades y el papeleo, la entidad académica mantiene la vigilancia en el recinto para impedir que se repita la invasión.

Sin embargo, el Consistorio, el pasado 30 de junio, sí autorizó la «licencia de intervención» para la protección de medidas provisionales y reversibles hasta la obtención de la licencia de obra y de actividad que permitan el uso definitivo del edificio. La última licencia de obras otorgada a la Universitat de València para obras en el antiguo colegio mayor corresponde a junio de 2003, cuando se autorizó a instalar la amenización musical en la Sala de Conciertos de Cámara del edificio.

Se eterniza así una situación enquistada desde 2012 pero que adquirió visos de ilegalidad el pasado mes de mayo, cuando un grupo de okupas asaltó el edificio, lo renombró «La Ingobernable» y se mantuvo en el interior del colegio mayor, declarado en ruina por el Consistorio, durante varias semanas. Mientras tanto, el consejo de gobierno del centro educativo estudió diversas medidas para conseguir que los okupas abandonaran el Luis Vives, incluida la intervención por la fuerza.

Fue en junio de este mismo año cuando la Policía Nacional intervino y desalojó a los okupas. Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) irrumpieron con rapidez en el emblemático edificio y sacaron a cinco okupas y un perro. Los jóvenes estaban durmiendo en la zona de administración y dirección del complejo universitario cuando los policías entraron por las ventanas, al filo de las 6 horas del 27 de junio.

Fotos

Vídeos