El tripartito ha gastado 4.000 euros de 18 millones pendientes desde 2016

El concejal Giner, junto al alcalde Joan Ribó. / irene marsilla
El concejal Giner, junto al alcalde Joan Ribó. / irene marsilla

Cs denuncia la lentitud en la gestión municipal frente al superávit de 93 millones y cuestiona la subida de impuestos en el inicio del mandato

P. MORENO VALENCIA.

El gobierno municipal destinó el pasado año 17,96 millones de euros procedentes del ejercicio anterior para inversiones. De esta cantidad, el portavoz del grupo Ciudadanos denunció ayer que sólo se habían ejecutado a 30 de noviembre un total de 4.312 euros.

Ese plazo es el último disponible para los grupos de la oposición, indicó, para citar este caso como ejemplo de los problemas de gestión de las concejalías. La mayor parte de esas inversiones en obras y equipamientos nuevos se arrastran a este año, con lo que en teoría habrá subido el índice de ejecución.

Giner destacó este balance al conocer que el Consistorio ha tenido un superávit de 93 millones de euros de las cuentas del pasado año. Preguntó al alcalde Joan Ribó «por qué sube los impuestos de los valencianos si luego no ejecuta las inversiones».

El listado es amplio e incluye mejoras en museos, colegios y obras de urbanización

«Un alcalde tiene la obligación de trabajar por el bienestar de los ciudadanos», dijo el portavoz, quien manifestó estar en contra del «afán recaudatorio de Ribó, y más cuando después no ejecuta las inversiones. El alcalde es especialista en anunciar inversiones marmota que van a convertirse en promesas electorales», añadió.

Del dinero sobrante en los presupuestos de 2016, el llamado remanente de tesorería, el gobierno municipal destinó los citados 17,96 millones para inversiones. El primer edil lamentó recientemente que el Gobierno no autorizara su empleo hasta pasado el verano, al argumentar por el retraso global en la realización de obras, que el pasado ejercicio llegó sólo al 53% de las previstas en el presupuesto municipal.

El concejal de Ciudadanos citó como ejemplo la partida para alumbrado público, que tenía una dotación inicial de 8,1 millones y a la que se le añadió con el superávit otros 2,8 millones. El gasto final, según los últimos datos disponibles del 30 de noviembre, había alcanzado los 797.612 euros.

«Se anunció una mejor iluminación en las calles de Valencia y de ese dinero no se han gastado ni un céntimo», dijo. La mayor eficiencia energética es uno de los proyectos estrella del Consistorio, que ha destinado subvenciones de otras Administraciones para la renovación de bombillas, colocando lámparas LED de bajo consumo, así como la eliminación de luminarias en aquellos lugares donde se considera que hay exceso de iluminación.

«La misma situación se repite en los museos de la ciudad, en la que se anunciaron inversiones adicionales por valor de 82.297 euros pero no se ha ejecutado nada», explicó al referirse a las cuentas hasta poco antes de acabar el pasado ejercicio.

Denunció otras inversiones anunciadas y cuyo grado de ejecución es el 0%, como ocurre con la rehabilitación de la alquería del Moro (2,5 millones), la renovación de aceras y calzadas (2 millones), reformas de mercados municipales (1,1 millones), renovación del alcantarillado (358.235 euros), y reformas de varios colegios municipales (80.000 euros), entre otras.

«El alcalde de valencia es incapaz de gestionar el dinero que sale del bolsillo de los ciudadanos. Cada año recauda más mientras incumple sus promesas de realizar inversiones», concluyó.

Este año, del superávit de 93 millones de euros queda un remanente para inversiones de 62,2 millones de euros, que están pendientes de un decreto del Gobierno que permita a los Ayuntamiento adjudicar esos fondos a obras, expropiaciones de solares para equipamientos y el pago de deuda. El delegado de Hacienda, Ramón Vilar, desveló este jueves el acuerdo inicial para destinarlos entre otros fines a instalaciones deportivas y recursos para mejorar la seguridad ciudadana.

Además de las citadas por Giner, también siguen sin ejecutar proyectos como un aparcamiento en el mirador del Pujol, los equipamientos para abrir al público las naves del Parque Central o una partida importante de mejoras en infraestructuras (obras de reurbanización) por valor de 3,3 millones de euros.

Respecto al remanente para este año, la previsión es que el Consejo de Ministros apruebe el decreto a finales de este mes, para que esté operativo antes del verano. En principio, las nuevas inversiones deberán ser sostenibles, es decir, consumir poco gasto en mantenimiento una vez terminadas las obras.

Fotos

Vídeos