El tripartito anuncia diez jardines aprobados hace un año en barrios

La inversión de dos millones de euros se quiere ejecutar hasta principios de 2018 e incluye mejoras en tramos del viejo cauce

P. MORENO VALENCIA.

El alcalde Joan Ribó anunció ayer que este mes comenzará la remodelación de una decena de jardines, producto de los llamados presupuestos participativos de 2016, votados por los vecinos y donde hasta ahora no se había comenzado su ejecución. Junto a otras intervenciones decididas por el gobierno municipal, supondrá la salida de unos dos millones de euros en inversiones, precisó la concejal de Medio Ambiente, Pilar Soriano.

De esta manera se quiere desatascar una de las áreas del Consistorio que cuenta con mayor retraso. Soriano dijo que se han cumplido todos los trámites extremando las «garantías» en los encargos, con el propósito de reducir los posibles recursos de empresas. A 31 de julio, la construcción de jardines contaba con una partida de 3,23 millones de los que sólo se habían gastado 7.197 euros. En cuanto a la remodelación de zonas verdes existentes, la partida es de 1,73 millones y se han reconocido facturas a las empresas por valor de 124.509 euros.

La demora es clara, al margen del medio millón de euros arrastrado desde 2016 por las inversiones votadas por los vecinos. Debido a que fue el primer proceso hecho por el Ayuntamiento, acabó más tarde que en la edición de este año. «Comenzamos septiembre con 11 obras de mejora en parques y jardines de toda la ciudad y recuperamos así espacio público para la ciudadanía», apuntó el primer edil.

El modelo elegido por Medio Ambiente para la reforma de jardines y, sobre todo para los nuevos, es el parque que rodeará la ermita de Orriols, ya adjudicado y donde las obras comenzarán en unos días. Con una superficie de 3.965 metros cuadrados y un presupuesto de 262.320 euros, tanto el diseño como las especies vegetales elegidas han contado con las referencias históricas del antiguo barrio, comentó Soriano.

La concejal del grupo popular Lourdes Bernal criticó que Ribó «trata de enmascarar la ineficacia y el fracaso estrepitoso que está suponiendo la gestión de la concejal de Medio Ambiente, Pilar Soriano». Explicó que después de «dos años de gestión del tripartito y con casi cinco millones de presupuesto acumulado, se han limitado a anunciar el inicio de unos proyectos de zonas verdes valorados en poco más de 250.000 euros. Unas actuaciones que podrían considerarse en muchos casos de meras labores de mantenimiento de jardines».

La edil popular pronosticó que el nivel de ejecución de inversiones «para nuevos jardines sigue estando en un nivel bajísimo, lo que nos hace temer que este año acabarán perdiendo dos millones de euros más que pasaran a otras partidas». El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, propuso que en los Presupuestos de 2018, los proyectos atascados desde el principio del mandato sean relegados en favor de otras iniciativas.

Las intervenciones anunciadas este mes incluyen un parque de la calle Guardia Civil, otro en la plaza de la Iglesia de la Fonteta, el nuevo jardín de Borbotó, otro en Benifaraig, la remodelación de zonas verdes en la calle Trafalgar, Quatre Carreres, Rascanya, Pla del Real o Miniaturista Messeguer. También en el tramo del Palau de la Música en el viejo cauce, así como el proyecto de la plaza Manuel Granero.

Más

Fotos

Vídeos