Tres años a la espera del permiso de Patrimonio para descubrir el ábside de la Seo

El arquitecto restaurador de la Catedral recuerda que el proyecto para mostrar el elemento gótico arranca de 2014

LAURA GARCÉS VALENCIA.

Descubrir el ábside de la Catedral -ofrecer a la calle una parte más de la cara gótica de la Seo- mostrando la cabecera del crucero que ahora se esconde tras un muro de ladrillo visto levantado en el siglo XIX. Ese es el objetivo del proyecto que desde hace algo más de tres años espera la autorización de la dirección general de Patrimonio para seguir adelante. Salvador Vila, arquitecto conservador de la Catedral, explica que todo comenzó «en marzo de 2014» sin que hasta el momento la Administración se haya pronunciado. «No hay negativa», aclara Vila. Pero en materia de Patrimonio la legislación «no permite actuar por silencio administrativo». Así las cosas, la iniciativa no puede avanzar, pese a que para esta actuación «no se necesita ayuda económica».

El técnico, autor del proyecto, puntualiza que la intervención persigue retirar un muro «de unos veinte metros de longitud» que desde el siglo XIX oculta el ábside. La intervención tiene señalado el inicio en el punto donde arranca la tapia, frente a la puerta de bronce de la Basílica. Desde allí se extiende hacia la plaza de la Almoina siguiendo el trazado de la curva de la cabeza del templo. Termina al llegar al edificio del archivo, unos metros antes de alcanzar la puerta románica de la Catedral. La culminación del trabajo permitirá disfrutar de una obra que se levantó el siglo XIII, pero lleva mucho tiempo oculta.

Descubrir el ábside hasta el suelo pondrá ante la mirada del siglo XXI una muestra de la arquitectura que Salvador Vila considera «muy importante» y de la que destaca la belleza que ofrecen las «altas ventanas góticas» que forman parte de ese elemento de la catedral. La intervención contempla mantener «la sillería, el zócalo de piedra», desde donde arranca el muro a retirar. Así, además de conservar esa base, se delimitará el espacio.

La primera actuación culminó en 2013 con la retirada del techo de teja que cubría el ábside

El canónigo Jaime Sancho, responsable de patrimonio en la Seo, al referirse a la obra, destaca la belleza que añadirá a la plaza. Añade a ello que «el descubrimiento del ábside, que lo va a pagar la catedral, es un regalo a la ciudad», pues considera que a partir del momento en que se retire el muro todos podrán disfrutar de su contemplación.

En 2013 se completó una primera intervención. Entonces se descubrió la parte superior de las capillas absidiales. En esa ocasión se retiraron las cubiertas de teja inclinada y se recuperaron algunos elementos como contrafuertes y gárgolas.

Situados en el interior del templo, las capillas que se corresponden con la zona afectada son las que siguen el trazado de la girola, las posteriores al altar mayor. Jaime Sancho aclara que desde dentro no se apreciará el cambio en tanto que el estilo neoclásico un día cegó los ventanales góticos.

Fotos

Vídeos