La supresión de plazas de aparcamiento en la calle de la Reina dispara las quejas

Carril de circulación lleno de coches en la calle de la Reina por la falta de aparcamientos.
Carril de circulación lleno de coches en la calle de la Reina por la falta de aparcamientos. / damián torres

Comerciantes y vecinos del Cabanyal critican la falta de estacionamiento que convierte el vial en un embudo con coches en segunda fila

LOLA SORIANO

valencia. Las obras de reforma de la calle de la Reina, Barraca y Doctor Lluch han reducido el número de aparcamientos para vehículos y las quejas de residentes y comerciantes por la falta de plazas de estacionamiento se han disparado en los tramos donde ya se han terminado los trabajos.

Con la remodelación de estos viales del Cabanyal se han creado unas aceras de gran tamaño, pero según los residentes, ya no saben dónde aparcar. Además, según explican se genera diariamente un embudo porque la gente «no encuentra sitio y se ve obligada a aparcar en segunda fila porque paran para hacer gestiones rápidas y se cansan de dar vueltas sin saber dónde dejar el vehículo», comenta Sonia Calatayud, propietaria de una frutería selecta. Reconoce que «menos mal que no están poniendo multas, porque la gente estaciona para coger cuatro cosas y se va, porque de lo contrario, acabarán yendo a grandes centros y no a los comercios de barrio».

En la calle de la Reina se ha pasado de tres a dos carriles, pero uno de ellos está reservado para el transporte público, aunque en la práctica es el único que siempre está libre y lo tienen que compartir los vehículos privados y los taxis y autobuses porque se ha disparado la segunda fila. Comerciales como Sergio Vega explica que «no tenemos más remedio que parar unos minutos porque vamos apurados de tiempo. No hay manera de encontrar sitio».

Carlos Anaya, comerciante de una tienda de comidas para llevar añade que «las zonas de carga y descarga se han quedado escasas porque es una calle con mucha actividad y nos toca descargar en el carril que queda. Durante las obras hemos llegado a perder un 80% de caja porque la gente tenía dificultades para llegar y no compraba».

Otro comerciante de muebles, Juan Gómez, reconoce que «para los viandantes ha quedado un espacio amplio, pero en cambio al reducir un carril, los conductores van estresados porque no hay sitio». Otro empresario del mueble, Vicente Carrión, sí ve bien las nuevas aceras, «pero falta que la gente respete las zonas de descarga y que no aparquen particulares».

Un problema que destacan los residentes es que no se han creado los aparcamientos vecinales que había anunciado el Ayuntamiento para compensar la pérdida de plazas. Se había hablado de hasta cinco puntos junto a Doctor Lluch y Eugenia Viñes con zonas vigiladas pero están incluidos en el plan Edusi y todavía se están tramitando. Una comerciante, Sonia Calatayud, añade que «en un solar que hay junto a las viviendas Ruiz Jarabo no podemos ni aparcar porque hay gente problemática y se ha producido vandalismo».

Fotos

Vídeos