La subestación de Alameda ultima su apertura tras más de cinco años de obras

Aspecto de las obras de la subestación, con la Ciudad de las Ciencias al fondo.
Aspecto de las obras de la subestación, con la Ciudad de las Ciencias al fondo. / lp

El agua subterránea complica la ejecución de la segunda instalación eléctrica que se hace en el subsuelo en Valencia

P. MORENO VALENCIA.

A mediados de 2012, Red Eléctrica e Iberdrola iniciaron de la mano la construcción de la segunda subestación soterrada de Valencia (la primera está junto a la estación del AVE en Giorgeta), aunque nadie suponía que su ejecución se iba a demorar tanto. Cinco años después, la previsión es que el próximo noviembre entrará en servicio con su conexión a la red.

La subestación se encuentra en la rotonda de la calle Menorca y la prolongación del paseo de la Alameda, en las inmediaciones del puente de l'Assut de l'Or. Fuentes de Iberdrola indicaron que la ejecución del proyecto ha entrado ahora en la última fase de construcción, que es la urbanización de la rotonda. La fecha prevista para terminar esta fase es diciembre de este año.

Un mes antes se ha previsto la puesta en servicio de la instalación, según la planificación aprobada. La llamada subestación Aqua (toma el nombre de un centro comercial colindante) contribuirá a garantizar el suministro de la red eléctrica en Valencia y cumplirá de paso lo estipulado entre Red Eléctrica y el Ayuntamiento hace años, en el sentido de que este tipo de instalaciones vayan soterradas para minimizar el impacto visual.

En cuanto al aspecto que tendrá la rotonda, las mismas fuentes indicaron que están en «conversaciones con el Ayuntamiento para ultimar los detalles». El proyecto aprobado está firmado por el arquitecto valenciano José María Tomás y el jardín rememora según se dijo entonces el paisaje de la huerta. También deja un espacio central para una plataforma tranviaria.

Esto último es una estrategia a largo plazo, a tenor de la ralentización de las inversiones en infraestructuras los últimos años. La Generalitat pidió una reserva de suelo para un ramal de la futura línea T2 de Metrovalencia desde la rotonda próxima al Ágora, que cruzará por l'Assut de l'Or y continuará hacia el norte por Serrería. De este modo se completarán las conexiones de la red de este transporte público.

La obra diseñada por Red Eléctrica e Iberdrola está realizada de tal modo que «soportará el futuro tranvía cuando cruce por la rotonda», comentaron. Los muretes que sobresalen por encima de la cota de la calle forman parte del ajardinamiento, añadieron. Por fuera apenas se ve nada, salvo la parte superior de las casetas de obra, aunque la subestación eléctrica supondrá una inversión de entre 35 y 40 millones de euros. Hace meses se aprobó un nuevo modificado para añadir otro transformador, con un coste cercano al millón de euros. El último nivel del sótano (tiene tres plantas) llega hasta los 18 metros de profundidad, aunque los pilotes han tenido que alcanzar los 40 metros debido a la mala calidad del subsuelo y el impacto del nivel freático en toda la zona.

La solución ha pasado por construir un gigantesco cajón de hormigón estanco, de tal manera que se elimina el riesgo de filtraciones. En toda la obra se emplearán 18.000 metros cúbicos de hormigón, 22.000 toneladas de acero y se han extraído 25.000 metros cúbicos de tierra.

Fotos

Vídeos