El solar del nuevo Ayuntamiento se llena de basura ante el bloqueo de su cesión

Solar del antiguo Ayuntamiento visto desde el estadio de Mestalla. / j. martínez
Solar del antiguo Ayuntamiento visto desde el estadio de Mestalla. / j. martínez

La empresa se niega a recibir las llaves de la parcela al quedar la cimentación sin derribar y aducir un error en los límites del cerramiento

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

En noviembre de 2015, el nuevo Ayuntamiento ubicado en la avenida Aragón de Valencia empezó a desaparecer en un trabajo metódico bajo la piqueta de las excavadoras. Dos años después, el solar sigue a la espera de que se construya un hotel de lujo, algo que a día de hoy carece de plazos. Es más, la parcela ha comenzado a llenarse de basura, enseres y ropas mientras la cesión definitiva está bloqueada por el desacuerdo con la empresa.

La firma Expo Grupo S.A. no tiene intención de recibir las llaves del solar debido a dos deficiencias que ha encontrado. La primera es el mantenimiento de cimientos y estructuras de hormigón del antiguo edificio que siguen sin tocar. El segundo argumento es que el cerramiento está mal delimitado en la parte trasera, al ocupar vía pública.

La compañía es ya propietaria del solar sobre el papel con la aprobación de la Actuación Territorial Estratégica de Mestalla promovida por el Valencia C.F. Eso sí, falta la entrega formal de llaves por parte del Consistorio, a lo que se niega.

La propiedad sirve de cobijo a mendigos, sobre todo el cuarto donde había una bomba de achique

Los dos años han pasado factura en el mantenimiento de la propiedad, que presenta un aspecto de abandono y con un rastro evidente de que sirve como cobijo a indigentes. Eso sucede en la parte donde se situaba una bomba de achique y de riego, ahora trasladada a la parte central de la avenida Aragón.

La hojarasca cubre una parte del solar, aunque todavía es visible el pavimento de hormigón. Fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano comentaron que no destinarán más dinero a la demolición, aprobada en el anterior mandato, al entender que el Ayuntamiento no está obligado a la vista del convenio firmado con Expo Grupo cuando se permutó esta parcela por el llamado solar de Jesuitas, destinado a la ampliación del Jardín Botánico y donde debía levantarse un hotel.

Las mismas fuentes sostuvieron además que el desmontaje de la cimentación y el pavimento supondría un claro riesgo de desprendimiento de tierras, en una zona consolidada con una parada de la EMT cercana y un aparcamiento en la parte trasera, por no hablar del estadio de fútbol y una sede de la Agencia Tributaria, esto último en la avenida Blasco Ibáñez.

La respuesta en cuanto al cerramiento es que se trata de una «cuestión menor». Sí que se produjo un error en la delimitación de una parte de la parcela, aunque es subsanable. En todo caso, apuntaron que han dado un plazo de tiempo para «obtener una respuesta y formalizar la entrega de llaves. En caso contrario tendremos que acudir al requerimiento y hacerlo así».

La cuestión de fondo es el calendario aprobado por la Generalitat para la Actuación Territorial Estratégica, aunque las mismas fuentes sostuvieron que eso está ya fijado por parte de la Administración autonómica. Expo Grupo ya manifestó por carta al Consistorio el pasado año que no hará ningún movimiento en favor de la construcción del hotel si el Valencia no reactiva los plazos para terminar el nuevo estadio y derribar Mestalla.

El Consistorio se niega a invertir más dinero en la demolición de la obra por debajo de la cota de la calle

Los plazos del documento que rige la demolición del campo de fútbol y la construcción de 600 viviendas hablan de que en mayo de 2018 debe estar demolido el nuevo Ayuntamiento y realizadas una serie de obras de urbanización, lo que se ha hecho en ambos casos. Otra cuestión distinta es la construcción del propio hotel (algunos hablan de petición de licencia), lo que no se ha hecho en ninguno de los dos casos.

Desde el Ayuntamiento apuntan a que «cuando se aprobó la Actuación Territorial, desde la empresa no dijeron nada de estos plazos». La crisis financiera del Valencia CF alteró todo el calendario, un problema que siguen sin solucionarse.

El club negocia ampliar el plazo para derribar el campo

La demolición del Mestalla y la mudanza del Valencia al coliseo inacabado que se levanta en Cortes Valencianas ha sido los últimos años una sucesión de cambios en el calendario. El último publicado por LAS PROVINCIAS es la intención de acabarlo para la temporada 2021-22, aunque no se han producido movimientos desde que el pasado octubre se anunció la reactivación de la licencia de obras, para lo que el Ayuntamiento ofreció la mejor disposición, deseoso de acabar con una situación anómala.

Fuentes municipales indicaron que el club ha entrado en contacto con responsables de la Conselleria de Obras Públicas para tantear un posible aplazamiento formal de los plazos que fija la Actuación Territorial. El documento tiene una vigencia de una década (se aprobó en 2015), por lo que en 2025 deberían estar construidas las viviendas entre la avenida Suecia y la avenida Aragón.

Muchos de los trámites previos ya están aprobados como es el caso de la reparcelación y el proyecto de reurbanización. Es conocida la intención de dejar el campo de fútbol (sus dimensiones) como una gran explanada ajardinada que tendrá en el subsuelo una galería comercial, mientras que las torres de viviendas y oficinas se levantarán alrededor. La altura máxima se ha fijado en 20 plantas, más de lo que quiere la Federación de Vecinos, quien se mostró reacia a este acuerdo. Lo que sí que no cambiará será la edificabilidad, el número total de pisos, sea en inmuebles en altura o más bajos. Las mismas fuentes no precisaron si se ha llegado a un acuerdo sobre el aplazamiento, algo difícil sobre el papel dado que algunos plazos son improrrogables según la naturaleza de la Actuación Territorial Estratégica.

Fotos

Vídeos