La sociedad Parque Central plantea unir solares para mejorar la subasta

Las obras de la primera fase del jardín, que abrirá en marzo de 2018. / Valencia Parque Central
Las obras de la primera fase del jardín, que abrirá en marzo de 2018. / Valencia Parque Central

Las pujas se realizarán a principios de 2018 y servirán para pagar parte del soterramiento de las vías y la primera fase del jardín, ya en obras

P. M.Valencia

El director gerente de la sociedad Parque Central, Salvador Martínez Císcar, planteó ayer que la subasta de 24 solares prevista en el entorno del jardín ahora en obras y junto a la estación Joaquín Sorolla se realice con varias propiedades unificadas en lotes. De esta manera, dijo en una conferencia en la Feria Urbe, las ofertas será más atractivas para los promotores inmobiliarios sobre todo a la hora de proyectar edificios con servicios comunes como jardines o piscinas.

Los 24 solares se agrupan en cinco parcelas, aunque de propietarios distintos, tanto públicos como privados. De ahí el interés de Martínez Císcar en lograr acuerdos en los lotes, incluso atrayendo a los de particulares. Estos pueden ya formalizar operaciones de venta, dado que el Ayuntamiento aprobó la reparcelación, aunque lo normal es que se espere a la subasta para ver la reacción de los promotores.

Enfrente de la estación Joaquín Sorolla, en Giorgeta, donde ahora se levanta un concesionario de coches y en la calle Maestro Sosa. Los solares situados en esas zonas suman 135.299 metros cuadrados de techo, de los que 98.567 corresponden a la sociedad Parque Central, la empresa Adif (dependiente del Ministerio de Fomento) y el Ayuntamiento. Los solares se subastan con las obras de urbanización acabadas en un proceso que espera concluir «lo antes posible porque ahora hay una ventana de oportunidad», comentó acerca de la recuperación paulatina de licencias de obras.

Además del planteamiento citado, el director gerente señaló que otra de las decisiones a tomar es si salen de una vez en subasta los 21.236 metros cuadrados de solares o se hace de manera escalonada. «Salir a la vez es posible porque las parcelas tienen características que responden a intereses distintos», dijo.

A principios de 2018 se ha previsto la subasta, una vez se fije el precio mínimo para las pujas. Martínez Císcar recordó que los ingresos servirán para pagar parte de las obras ferroviarias, aunque vio igual de interesante que sirvan para animar las siguientes fases de la operación se soterramiento de las vías.

Para la construcción del canal de acceso, presupuestado en 340 millones de euros y que estará acabado en un plazo de seis a ocho años, se dejará un pequeño tramo sin ajardinar en los terrenos donde se trabaja ahora. El motivo es que servirán para un tendido provisional mientras se construye la estación.

Fotos

Vídeos