La Sindicatura alerta del exceso de contratos a dedo en el Ayuntamiento

Un pleno municipal. /Irene Marsilla
Un pleno municipal. / Irene Marsilla

La fiscalización de las cuentas municipales reprocha el fraccionamiento y la prestación de servicios sin cobertura legal

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

Reprimenda de la Sindicatura de Comptes al Ayuntamiento de Valencia a cuenta del informe de fiscalización de la cuenta general de 2015 y del cumplimiento de la normativa de la gestión de la contratación en los ejercicios 2015 y 2016. Sobrevaloración del excedente de tesorería, prestaciones de servicios sin cobertura legal, fraccionamiento de licitaciones, contratos menores (comúnmente conocidos como 'a dedo') o externalización de servicios que podría haber prestado el propio Consistorio son algunos de los puntos negros sobre los que alerta la institución en el informe que ayer presentó tanto al Ayuntamiento como a Les Corts.

Así, la Sindicatura pone la lupa sobre los «numerosos expedientes de contratos menores que deberían haberse agrupado y adjudicado siguiendo un procedimiento ordinario, abierto o restringido, o bien negociado, y no como contratos menores». Como denunció el grupo popular municipal hace unas semanas, el equipo de gobierno de Joan Ribó gastó 43,3 millones en más de 9.500 contratos a dedo entre julio de 2015 y septiembre de 2017.

El informe, además, pone de relevancia que «se ha comprado la existencia de gran cantidad de contratos menores» adjudicados con escaso margen de días «o incluso en el mismo día», y a un mismo empresario. Según observa la Sindicatura de Comptes, «obedecen a una misma finalidad» por lo que, a su juicio, la fórmula de contratación escogida por el Ayuntamiento «no resulta en modo alguna neutra».

La institución insta al tripartito a limitar el reconocimiento extrajudical de crédito

Como ejemplos, el documento, de cerca de 200 páginas, enumera diversas adjudicaciones a dedo, entre ellas, las de servicios informáticos, rehabilitación de viviendas en el Cabanyal, control sanitario de plagas, proyectos del carril bici u obras de adecuación de instalaciones en edificios municipales. En este caso, se resalta la existencia de siete contratos por valor de 251.982 euros que «se han tramitado de forma consecutiva» en varios expedientes, «lo cual evidencia aún más el carácter de actuación conjunta o integrada así como la voluntad de contratación separada de las obras».

No es el único tirón de orejas que da la Sindicatura de Comptes al Consistorio. Así, hace notar un aspecto que la propia Intervención del Ayuntamiento ha resaltado en alguna ocasión: los gastos con omisión de fiscalización previa. En este caso, se alerta de la realización de gastos «prescindiendo del procedimiento legalmente establecido».

Según recoge el documento de fiscalización de las cuentas del Ayuntamiento, en 2016 el cap i casal formalizó 493 informes de omisión -una cifra similar a la de 2015-. En 113 supuestos, además, fue necesaria la aprobación de reconocimiento extrajudicial de créditos por el pleno, mientras que los 380 restantes fuerpn aprobados por la junta de gobierno local.

En este punto, la Sindicatura pone el foco en seis informes en los que el encargo de contratación se realizó sin el procedimiento legal establecido «en unos casos debido a que el contrato estaba vencido y en otros a que se ha contratado verbalmente». Aquí, la institución critica al tripartito por «ser conocedor» de la situación sin poner «los medios necesarios para subsanarlo con la debida celeridad».

También hace notar que en diversos supuestos las prestaciones de servicios se han realizado por los adjudicatarios «sin cobertura contractual o mediante prórrogas formalizadas sin ninguna cobertura legal» o que, en otros casos, se ha encargado a las empresas servicios que debería haber prestado el Consistorio.

En el caso del reconocimiento extrajudicial de crédito, el informe recuerda que esos gastos corrientes, pues hacen referencia a servicios como limpieza, alumbrado o retirada de vehículos, «deberían estar presupuestados, pues son gastos necesarios para el funcionamiento del Ayuntamiento y ponen de manifiesto una deficiente técnica presupuestaria». Por ello, la Sindicatura insta a limitar su aprobación.

Entre otras cuestiones, el informe también advierte de que, en la revisión financiera de 2015, «tiene sobrevalorado el remanente de tesorería en 23.161.171 euros, pues no ha calculado el saldo de dudoso cobro de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 193 bis de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales». El envío de forma regular al pleno de información sobre la ejecución de los presupuestos es otra de las recomendaciones de la Sindicatura.

Más noticias relacionadas

Fotos

Vídeos