Los sindicatos alertan de que la grúa sólo tiene dos vehículos los domingos por los recortes

Una grúa sale del depósito en Valencia. /I. Marsilla
Una grúa sale del depósito en Valencia. / I. Marsilla

Los trabajadores denuncian la falta de servicio, las quejas de los usuarios y anuncian paros tras seis despidos en la contrata

P. M.

valencia. El Sindicato de Policías Locales y Bomberos (SPPLB) calificó ayer de «caos» la situación actual de la contrata de la grúa municipal tras el recorte de vehículos en servicio aprobado hace unos días y que ya ha supuesto el despido de seis trabajadores, cuatro conductores y dos administrativos. «Si alguien tiene necesidad de una grúa, sepa que el tiempo de espera es de una hora», afirmaron desde la entidad, que promoverá esta semana una asamblea para decidir movilizaciones.

Los recortes se producen tras la resolución de la contrata, lo que se produjo en la junta de gobierno del pasado 27 de octubre. El Consistorio pagará a la empresa Pavapark un total de 2,4 millones de euros por este motivo, mientras que la previsión para adjudicar a otra firma el servicio es de unos ocho meses. La disminución ha dejado los domingos con dos vehículos a disposición de la Policía Local, indicaron, mientras que los viernes y sábados es de cinco y el resto de la semana, la oferta asciende a 15 por turno.

Los datos contrastan con lo que regía el pliego de condiciones del concurso que acaba de ser resuelto por mutuo acuerdo. «El Ayuntamiento pedía 20 grúas por turno y los fines de semana, mientras que ahora aprueba unos recortes que dejan la ciudad sin servicio», dijeron.

Los empleados afirman que se tarda en responder hasta una hora a la llamada de la Policía Local

La evolución de los vehículos a disposición de la Policía Local han sido siempre a la baja. «Hemos llegado a tener siete grúas los fines de semana y ahora, con dos, es imposible responder en tiempo y forma, sobre todo cuando coinciden con eventos y partidos de fútbol», comentaron desde el SPPLB.

Fuentes cercanas al gobierno municipal afirmaron que cualquier merma en la oferta del número de grúas corresponde a la empresa. Desde el sindicato comentan que los días laborables hay 15 vehículos en la calle (mañana y tarde), aunque luego la cifra desciende peligrosamente.

«Se está viviendo una situación dramática», comentaron, para añadir que esta semana se ha contratado a dos personas. «Es imposible mantener el servicio como toca», apuntaron, para insistir en que «una gestión nefasta ha llevado esta pasada semana al despido de seis trabajadores y la rescisión de la concesión por parte del Ayuntamiento». La previsión es que esta misma semana se pidan los servicios mínimos para empezar con un calendario de paros que sirvan para «reclamar la readmisión de los compañeros despedidos y que haya un servicio digno en toda la ciudad».

«Cuando un agente requiere una grúa el tiempo estimado es de una hora, algo impensable para poder regular el tráfico o atender las reclamaciones de los ciudadanos cuando tienen un requerimiento de una doble fila o un vado ocupado». También recuerdan que estos tres años de concesión han cerrado las bases de la calle Benicarló y Valencia Sur, abriendo una en «Poble Nou pero sin cobrador, es decir, que hay que ir a pagar antes a Tres Forques o a la calle Tomás de Montañana y luego volver a por su vehículo».

La previsión más optimista es que dentro de tres meses se apruebe la licitación del nuevo contrato. «Mientras esto pasa en nuestras calles, el alcalde Ribó y la concejala Menguzzato miran hacia otro lado», comentaron. El gobierno municipal sí que ha incluido una partida de 600.000 euros en los presupuestos del próximo año para la compra de grúas, uno de los requisitos que se estudian para la subrogación de los actuales 76 empleados a la nueva contrata, indicaron fuentes sindicales, y que forma parte del acuerdo de resolución de la contrata.

Fotos

Vídeos