El Síndic pide plazas de discapacitados a lo largo del carril bus de Colón

Un ciclista recorre el anillo junto a la calle Colón en una imagen reciente. / irene marsilla
Un ciclista recorre el anillo junto a la calle Colón en una imagen reciente. / irene marsilla

José Cholbi recuerda al Ayuntamiento que las nuevas políticas no pueden ir en detrimento de quien más problemas tiene para moverse

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

El Síndic de Greuges ha instado al Ayuntamiento de Valencia a que coloque en calles como Colón, con carril bici en un lado y carril bus en el otro, «espacios delimitados que permitan que los vehículos vinculados al transporte de personas con movilidad reducida puedan detenerse». La recomendación llega después de la protesta de una vecina de la calle Colón que asegura que ahora no pueden recogerla en su portal ni en ninguna calle adyacente porque la Policía Local amenaza con multas.

La recomendación de José Cholbi también pide al Consistorio que revise las ordenanzas municipales en materia de movilidad «con el objeto de evitar restricciones a los derechos de las personas más vulnerables, compaginando el desarrollo armónico de la movilidad de la ciudad entre vehículos y atendiendo a las necesidades de todas las personas». Cholbi también exige al Ayuntamiento que mejore la coordinación entre concejalías.

Y es que una vez llegada la protesta de la vecina, el Síndic pidió informes a la concejalía de Movilidad Sostenible. El departamento que dirige Giuseppe Grezzi, como es habitual, desvió la cuestión a otros departamentos, en concreto al de Bienestar Social, argumentando que es la concejalía de Consol Castillo la que expide las tarjetas de estacionamiento para personas con movilidad reducida. Este departamento reconoció que sí, que ellos expiden las tarjetas, pero que la materia sancionadora corresponde a la concejalía de Seguridad Ciudadana de Anaïs Menguzzato. Finalmente, fue esta concejalía la que insistió en que estas tarjetas no permiten a las personas con movilidad reducida parar o estacionar en carriles bus: «La Policía Local se encuentra vinculada por el cumplimiento de lo establecido en las ordenanzas municipales, al margen de que éstas puedan ser modificadas atendiendo a las necesidades ciudadanas».

El defensor del pueblo valenciano pide más coordinación entre concejalías

Se da la circunstancia de que la calle Colón es una de las que más ha visto modificadas sus condiciones de circulación desde la llegada del tripartito al poder. Ha perdido carriles para crear un carril bici que forma parte del Anillo Ciclista, el proyecto más importante de la concejalía de Movilidad, clave para entender el impulso de la bicicleta en la ciudad. Además, el carril bus que transita por el lado derecho de la calle en el sentido de la circulación se ha protegido para que ningún coche entre en él. El Consistorio entiende la calle Colón como importante eje de tránsito para autobuses de la EMT, sobre todo cuando entren en funcionamiento los intercambiadores de la Porta de la Mar, por lo que es importante que no haya coches particulares en un carril en el que, por cierto, tienen prohibida la circulación.

Pero estas medidas han complicado el tránsito para personas de movilidad reducida que viven en la calle. Y eso que el Consistorio ha asegurado que buena parte de las decisiones que toma lo hace en apoyo de quienes circulan en sillas de ruedas, como la prohibición de aparcar en el carril bus por la noche para facilitar el acceso a la red municipal de transporte público.

Asegura la vecina afectada que el coche no puede detenerse delante de su portal «sin riesgo de sanción al tener que, necesariamente, entorpecer o detener la circulación de los autobuses urbanos». «Además, en el lateral opuesto de la misma calle es todavía mucho más complicado la detención momentánea pues hay un carril bici y aparcamientos de motocicletas entre la acera y la calzada de coches. Tampoco estima que sea una solución viable el detener el coche en el paso de cebra más cercano a su portal obstaculizando el paso a peatones», explica el Síndic, que asegura que el desarrollo del transporte público y de vehículos sostenibles «no puede dificultar o impedir la movilidad».

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés indicó que el problema «no es sólo cómo ha quedado la calle Colón, que está caótica y peligrosa, sino muchas otras calles de la ciudad en las que se ha ido restringiendo el espacio público para la movilidad, sin pensar tampoco en las personas con diversidad funcional ni en las personas mayores o los más pequeños». «Ciudadanos ha presentado ya dieciséis iniciativas para garantizar la accesibilidad universal en la ciudad de Valencia. Ahora mismo la ciudad se encuentra fuera de la ley en lo concerniente a espacios públicos, infraestructuras de transporte y edificios públicos y eso es algo que no se puede consentir», dijo Estellés.

Fotos

Vídeos