El Síndic insta a declarar la ZAS en Ruzafa si las medidas previas no frenan el ruido nocturno

La institución pide al Ayuntamiento que evalúe ya la eficacia de las restricciones aplicadas en 2015 como reclaman los vecinos

I. DOMINGO

valencia. Hace apenas una semana la asociación vecinal Russafa Descansa anunciaba la interposición de un recurso contencioso en el juzgado contra el Ayuntamiento de Valencia debido al ruido nocturno en el barrio provocado por la saturación de los locales de ocio. Una decisión que persigue la declaración de ZAS (Zona Acústicamente Saturada) en el entorno delimitado por las calles Filipinas, Germanías, Reino de Valencia y Peris y Valero tras haberlo intentado sin éxito con el Consistorio.

Ahora, es el Síndic de Greuges quien, tras una queja remitida por la entidad vecinal, también apoya la declaración de Ruzafa como ZAS. Para ello, la institución que preside José Cholbi recomienda al gobierno de Joan Ribó que «adopte las medidas que resulten precisas para evaluar la eficacia y suficiencia de las medidas previas a la declaración de ZAS [...] y que, en su caso y a la vista de los resultados obtenidos, impulse la declaración de la zona como Zona Acústicamente Saturada», según recoge la resolución hecha pública por el Síndic.

Así, el defensor del pueblo valenciano hace hincapié en que se deben adoptar «cuantas medidas resulten pertinentes (incluida la declaración de la zona como acústicamente saturada si los estudios determinasen que fuera preciso)» para garantizar que en este barrio «se cumplen los mandatos normativos vigentes en materia de protección contra la contaminación acústica».

Cholbi considera que ha pasado «tiempo suficiente» para que el Consistorio tome una decisión

En este sentido, el Síndic hace también referencia a las medidas restrictivas que están vigentes en Ruzafa desde noviembre de 2015 y que fueron adoptadas por el Consistorio en virtud del artículo 50 de la ordenanza de protección contra la contaminación acústica. Además, en noviembre de 2014, el Consistorio aprobó medidas urbanísticas para limitar la apertura de locales de ocio en Ruzafa y la Gran Vía.

A su juicio, es «tiempo que hemos de entender suficiente» para que se hayan puesto en marcha las medidas y se pueda evaluar «la eficacia y suficiencia» y, con ello, «la necesidad o no de continuar adoptando medidas protectoras y, en especial, la declaración de ZAS».

Dos peticiones rechazadas

De hecho, la existencia de esas medidas y su efectividad es el motivo de las discrepancias entre la asociación vecinal y el Ayuntamiento, ya que el tripartito se ha negado hasta en dos ocasiones (agosto y noviembre del año pasado) a iniciar el procedimiento de ZAS. Eso a pesar de que un informe del Servicio de Contaminación Acústica reconoce que «no es necesario el estudio sonométrico para poder afirmar que se dan esas condiciones», es decir, que el ruido supera los 60 decibelios.

En el escrito al Síndic, Russafa Descansa alertaba de las molestias provocadas por la gran cantidad de locales y establecimientos hoteleros. En la queja se señala la existencia de 350 establecimientos hosteleros y 230 locales que disponen de terrazas.

Fotos

Vídeos