Un segundo accidente fuerza al concejal Giuseppe Grezzi a mejorar la seguridad en Matías Perelló en Valencia

Operarios colocan uno de los bolardos en Matías Perelló. / LP

El Consistorio instala nuevos bolardos en el carril bus segregado después de que un motorista le exija responsabilidad civil

Álex Serrano
ÁLEX SERRANOValencia

El Ayuntamiento de Valencia, a través de la concejalía de Movilidad Sostenible, ha mejorado la seguridad en las calles Matías Perelló y Centelles colocando nuevos bolardos en determinados tramos después de que el pasado 26 de julio llegara una nueva reclamación por responsabilidad patrimonial motivada por un accidente ocurrido en enero en el que un motorista sufrió una aparatosa caída tras perder el control al impactar en uno de los separadores colocados por el Consistorio para segregar el carril bus.

Las nuevas actuaciones de Movilidad se llevaron a cabo la pasada semana, en torno al miércoles, según explican vecinos de la zona. En concreto, se colocaron al menos dos nuevos bolardos para ampliar la visibilidad del comienzo del carril segregado en varios puntos. Cuando se instalaron los separadores por primera vez, el pasado mes de diciembre, ya se colocaron bolardos al comienzo de cada tramo para que los conductores supieran que comenzaba el tramo protegido.

Sin embargo, la pasada semana se situaron nuevos bolardos. Esta mejora de la seguridad llega después de que hayan comenzado a llegar las primeras reclamaciones de responsabilidad patrimonial tras accidentes al Consistorio. La primera llegó, tal como ha podido saber este diario, el pasado 27 de julio. Ese día, el despacho de abogados Tráfico Ayuda de Valencia presentó ante el Ayuntamiento un escrito en el que reclamaba cerca de 8.000 euros para una persona, H. J. K., que en enero sufrió una aparatosa caída en la calle Matías Perelló después de que su rueda impactara con uno de los separadores Zicla situados en la calle. En el escrito los abogados insisten en que la distancia entre los separadores no es adecuada: en su amplia mayoría, los elementos están distanciados más de los 2,60 metros que recomienda el fabricante, aunque el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, ha señalado en respuestas a preguntas de grupos de la oposición que como mucho están separados 2,50 metros uno de otro.

Esa fue la primera, pero en agosto llegó otro escrito al Consistorio de otra persona que sufrió otra aparatosa caída. En ese caso no es una reclamación propiamente dicha, pero el citado bufete valenciano no descarta llevar al Consistorio a los tribunales si no recibe respuesta.

Fotos

Vídeos