Las sanciones a manteros se reducen pese a las quejas de los comerciantes

Manteros en el paseo marítimo de la Malvarrosa. /Jesús Signes
Manteros en el paseo marítimo de la Malvarrosa. / Jesús Signes

El Ayuntamiento de Valencia tramita 163 expedientes por multas de venta ilegal el pasado año frente a los 226 casos de 2016

P. M. VALENCIA.

Las quejas por la venta ilegal en las calles de Valencia ha sido una constante de los últimos meses, sobre todo por parte de los comerciantes del centro histórico y el Ensanche. Pese a esa circunstancia, las sanciones tramitadas por el Ayuntamiento han caído en picado al registrarse 163 casos en 2017, frente a las 226 del año anterior.

Así consta en una respuesta de la concejalía de Control Administrativo al grupo popular, que no ha recibido los datos correspondientes a las denuncias impuestas por la Policía Local. El descenso de 63 sanciones refleja no obstante que el gobierno municipal ha aflojado la presión sobre los manteros, que se exponen a pagos que oscilan entre los 250 y los 300 euros, además del decomiso de las prendas si no demuestran su propiedad o son falsificaciones.

Como ha venida publicando LAS PROVINCIAS, la saturación de estos puestos en las calles más turísticas provocó una oleada de quejas de comerciantes. La Policía Local realizó un refuerzo de personal en la campaña navideña, aunque esos agentes volvieron el día 7 a sus Unidades de origen.

Así las cosas, hace unos días ya se montó un mercadillo con puestos sin licencia en el entorno del Mercado Central. La calle Calabazas y la avenida del Oeste volvieron a ser escenario para los manteros, que ofrecen productos de todo tipo.

Esto último es lo que ha denunciado con más énfasis la asociación de vendedores no sedentarios, al apuntar que suponen una competencia directa y además, vulneran la ley de propiedad industrial por las falsificaciones.

Por su parte, el concejal del grupo popular Félix Crespo manifestó su preocupación por el aumento considerable de los vendedores ilegales en la ciudad coincidiendo con la «reestructuración de la plantilla de la Policía Local, en la que se ha eliminado la Unidad GOE que se dedicaba al control de los mercados extraordinarios de la ciudad».

El edil recordó que esta Unidad «tenía como principal cometido el control de la venta ilegal en los mercados. Ahora esta función la tienen que asumir los agentes de las unidades además de realizar su servicio ordinario. La realidad es que lo que se hace es cruzar un vehículo policial en los accesos y nada más».

Crespo recordó que el PP presentó en el pleno de diciembre una moción para se ponga en marcha la creación de una Unidad permanente de la Policía Local, formada por al menos por 20 agentes, para dar cobertura de manera exclusiva a los mercados extraordinarios y al control de la venta ilegal en las entornos comerciales, sobre todo en el centro. La propuesta fue rechazada por el gobierno tripartito.

«La venta ambulante ilegal es una práctica que, sin que este equipo de gobierno tripartito haga nada para evitarlo, se está produciendo en los mercados extraordinarios, pero también cada vez es más frecuente en espacios donde transitan gran cantidad de viandantes».

Fotos

Vídeos