La ruina del Casino del Americano se agrava

El edificio pendiente de rehabilitación, rodeado de maleza. / antonio marín
El edificio pendiente de rehabilitación, rodeado de maleza. / antonio marín

El abandono del palacete se extiende a la espera del proyecto de reforma que lo convertirá en un equipamiento público del parque de Benicalap

P. M.

Es uno de los escasos ejemplos de villas indianas de Valencia y su abandono corre el riesgo de que la ruina sea irreversible. El Casino del Americano está pendiente de un proyecto de rehabilitación y una intervención posterior, aunque la degradación afecta incluso a la verja protegida, que ha empezado a hundirse debido a la rotura de la base de ladrillos por la hiedra.

Así lo denunció ayer la asociación cultural Constantí Llombart, que alertó de la urgencia en intervenir. El Consistorio tiene en proceso de licitación la redacción del proyecto, con un presupuesto de salida que roza los 69.000 euros, mientras que la obra posterior está sujeta a un programa europeo, seguramente para destinarlo a un equipamiento relacionado con la huerta y la investigación en jardinería.

Más información

Fuentes cercanas a la concejalía de Gobierno Interior señalaron que realizarán una inspección para determinar el alcance de la denuncia vecinal. Un tramo de la verja está hundido y el inmueble tiene «todas las puertas y ventanas abiertas, lo que contribuye a la degradación de los murales», en referencia a la decoración de las salas.

Historia del Casino del Americano

El Casino del Americano, también llamada la Quinta de Nuestra Señora de las Mercedes, fue construida en 1869 por el maestro de obras Manuel Piñón y Canelles. Situada en la avenida Burjassot, se encuentra entre el parque de Benicalap y la ronda norte, su abandono es evidente a primera vista.

Aparece en el Plan General como parte de la ampliación del parque para un equipamiento público. El palacete cuenta con un nivel 2 de protección patrimonial. Entre los usos propuestos se encuentra destinar parte a huertos urbanos, así como un mercado de proximidad y algún recinto de hostelería.

Los redactores del proyecto tienen cinco meses para presentar la propuesta, que incluirá un informe histórico. Desde la asociación que denunció ayer la degradación del inmueble indicaron que «la ruina avanza sin pausa en la propiedad municipal», por lo que demandaron celeridad para resolverla.

En las inmediaciones se encuentra la alquería de la Torre y la alquería dels Moros. En ambas construcciones hay intervenciones del Consistorio pendientes, un caso en proyecto y otro ya con presupuesto de obras para acometer la rehabilitación del inmueble rural.

Fotos

Vídeos