El robo de un camión de tres toneladas desató la alerta yihadista en la Comunitat

Camión abandonado en un polígono tras su robo./LP
Camión abandonado en un polígono tras su robo. / LP

El vehículo apareció en Barcelona tres días después de ser sustraído pero obligó a aumentar los controles en la base de Bétera y se dio aviso a todas las patrullas

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

Alerta a todas las patrullas de las Fuerzas de Seguridad, máxima precaución en centros neurálgicos, difusión de la foto y características del vehículo pesado, temor de que el transporte pesado pudiera ser empleado en alguna gran concentración de público... La alarma desatada por el robo de un camión de gran tonelaje en Cataluña no se ciñó únicamente a la autonomía vecina. El refuerzo de la vigilancia y de las medidas de control se extendieron también a la Comunitat Valenciana, como parte del protocolo activado de alerta antiyihadista.

La sustracción de un camión de 3,5 toneladas en el interior de una empresa en Castellbisbal (Barcelona) el pasado 5 de febrero desató el nerviosismo. El vehículo, de la marca Volvo y de color blanco y azul, desapareció del lugar en el que estaba estacionado y los Mossos d'Esquadra no dudaron en difundir de inmediato una alerta con las características técnicas del camión, descripción física y una fotografía de un vehículo de la misma marca, modelo y color.

La razón aducida por el cuerpo autonómico para activar la alarma fue «teniendo en cuenta que nos encontramos en nivel cuatro de alerta antiterrorista». Ese fue el comunicado público lanzado por las fuerzas de seguridad catalanas, que incluyeron también el aviso en sus redes sociales, aunque asegurando que «no existen indicios de que se quiera utilizar con fines terroristas». Pero en la comunicación emitida, y que llegó a todas las fuerzas de seguridad estatales y municipales (incluidas las de la Comunitat Valenciana), y a la que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, sí incluye otro elemento que fue tenido en cuenta por los agentes y que confirma el carácter de alerta antiyihadista del caso: la celebración durante el fin de semana inminente al de la sustracción (el del 10 y el 11 de febrero) de los carnavales, con numerosas congregaciones de público en la calle, fiestas y zonas de aglomeración, uno de los escenarios predilectos para los radicales islamistas.

El vehículo fue hallado en Sant Andreu de la Barca, junto al polígono en el que desapareció

Los Mossos indicaron que se difundiera «a la mayor brevedad posible» el robo del camión y «que se tenga presente de cara a las mencionadas actividades festivas», como consta en el comunicado que se hizo llegar a todas las Fuerzas de Seguridad.

En un pueblo anexo

Policías nacionales, locales y guardias civiles de la Comunitat conocieron la información y extremaron la vigilancia durante sus patrullas. La inquietud llegó incluso a la base militar de Bétera. Varias visitantes de las instalaciones de la OTAN constataron cómo las medidas de identificación y control de acceso a la zona militar aumentaron, ralentizándose al acceso y comprobando con más dedicación de la habitual los datos personales. La razón, el robo del camión en Cataluña, como confirmaron desde la propia instalación militar a los visitantes.

La alerta, afortunadamente, apenas duró 72 horas. Tres días después de producirse la desaparición del camión de 3,5 toneladas, el mismo fue hallado en el municipio de Sant Andreu de la Barca, prácticamente anexo a la localidad de Castellbisbal. Desde las fuerzas de seguridad no concretaron finalmente si el supuesto delito se había esclarecido o si se habían producido detenciones por el hecho. El caso es que la alarma acabó finalmente retirada, sin que en ningún momento se modificara el nivel de alerta 4 (de un total de 5) antiterrorista fijado desde hace medio año por el Ministerio del Interior.

No obstante, la alarma en la Comunitat aún se mantuvo incluso unas horas. El viernes, después de que el vehículo pesado ya fuera localizado por la Policía Local de Sant Andreu, en la base militar de Bétera, aún se mantenía un especial celo en el acceso de las visitas, como pudo comprobar un grupo de civiles que tardó varias horas en acceder al interior de las instalaciones.

Las patrullas de Policía Nacional, Guardia Civil y agentes municipales de la Comunitat Valenciana también recibieron la foto y datos del camión ante una alerta que, afortunadamente, quedó finalmente desactivada y sin más consecuencias.

Rastreo de empresas de transporte y formación policial

Tras el empleo por parte de los radicales del Daesh de camiones y vehículos de gran tonelaje para cometer atentados en Niza o las Ramblas de Barcelona, las precauciones por parte de las Fuerzas de Seguridad se han incrementado, sobre todo en lo que se refiere a los vehículos de transporte. Por esta razón, como ya informó LAS PROVINCIAS, los responsables de la investigación antiterrorista de la Policía Nacional y Guardia Civil iniciaron un nuevo protocolo de control de las empresas dedicadas al transporte.

Como ya señaló este periódico, los agentes de Información centraron sus esfuerzos en peinar las firmas dedicadas al alquiler de camiones para interesarse por la identidad de los individuos que alquilan los transportes, así como establecer un control detallado de los vehículos del catálogo y sus características.

Así, los especialistas de los grupos antiyihadistas de las brigadas de Información recibieron instrucciones de peinar empresas de alquiler de camiones de la Comunitat, con tal de controlar documentación de los usuarios, identidad de los conductores que rentan los vehículos pesados y constatar cualquier indicio que pueda levantar sospechas de actividad islamista.

No sólo eso. Como también publicó este diario, mandos policiales comenzaron a recibir hace justo un año cursos en Madrid para perfeccionar una doble respuesta: evitar atentados con camiones sobre muchedumbres o, en caso de que se cometan, neutralizar a los radicales y desplegar una contundente 'operación jaula' que permitiera atrapar al autor y sus posibles cómplices. Seguridad Ciudadana e Información centran la mayoría de los esfuerzos de formación y especialización antiterrorista por parte del Ministerio; los primeros por ser los que más peinan la calle y los segundos como grandes especialistas contra el terrorismo.

Fotos

Vídeos