Ribó plantea que el Consell ayude a la EMT ante el silencio del Gobierno

Uno de los expositores de la Feria de la Movilidad, ayer. / lp
Uno de los expositores de la Feria de la Movilidad, ayer. / lp

El alcalde reivindica una aportación estatal para el transporte público y anuncia mejoras de cara al próximo año

P. M.

valencia. «Intentaremos que entre la Generalitat, el miércoles hablaré más». El alcalde Joan Ribó planteó ayer de este modo la posibilidad de que el Consell apoye a la EMT en las cuentas del próximo año. La semana entrante, en el debate sobre el estado de la ciudad, el primer edil comentó que desvelará la propuesta a realizar para 2018.

El anuncio se produjo en el marco de la Feria de la Movilidad, instalada en la plaza del Ayuntamiento este fin de semana. Las actividades y circuitos instalados para que el público pruebe vehículos como bicicletas o patinetes ha obligado a cortar unas horas al día la calzada que recae al Consistorio. Ribó indicó a preguntas de LAS PROVINCIAS que no se ha recibido ninguna respuesta por parte del Gobierno al conocido como contrato programa, la financiación al transporte público para Valencia y su área metropolitana. El alcalde aprovechó para reivindicar estos fondos al igual que sucede en Madrid y Barcelona.

El Ayuntamiento ha formado con la Generalitat la Autoridad del Transporte Metropolitano, mientras que también ha alcanzado acuerdos para ampliar la EMT a varios municipios del entorno, en una iniciativa donde ha entrado también la Diputación para financiar los costes.

El primer edil apunta a que la nueva ordenanza de tráfico debe exigir más «disciplina»

Pero el problema de la falta de recursos bloquea el desarrollo de la EMT, Metrovalencia o cualquier medio de transporte público que ayude a conectar mejor Valencia y su área metropolitana. De ahí la solicitud perenne al Gobierno. El concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, recordó que esta situación se remonta 15 años atrás. En este periodo, Madrid y Barcelona han recibido un total de 2.000 millones de euros para fomentar el transporte público.

Otro asunto que salió a colación fue la nueva ordenanza de tráfico que prepara el Consistorio. De momento se ha realizado una consulta pública, una primera toma de contacto con asociaciones del sector, para que aporten ideas con las que reformar la normativa.

En opinión del alcalde, la estrategia debe pasar por establecer la siguiente prioridad: «Primero pasear, es decir, favorecer a los peatones, luego el transporte público que para nosotros es fundamental». Situó en tercer lugar las nuevas formas de transporte, como la bicicleta o el patinete, donde comentó que al «ser nuevas hay que educar a la gente, a todo el mundo, también a los conductores de coches». Citó el reto de bajar de las aceras estos vehículos sin que aumente el riesgo de accidentes en la calzada. «Todo con el objetivo de racionalizar el uso del vehículo privado hacia un modelo de movilidad sostenible».

Añadió por último la necesidad de «disciplinar a todo el mundo, hay que aparcar menos en doble fila, que se salten menos los semáforos los peatones y ciclistas y mejorar la disciplina, Valencia no se distingue por ser una ciudad disciplinada en ninguna forma. Con coches se puede llegar a todos los puntos de la ciudad, pero hay que hacer un reparto democrático del espacio por el bien de todos».

Fotos

Vídeos