Ribó no ha iniciado ningún proyecto votado el pasado año por los vecinos

Joan Ribó /LP
Joan Ribó / LP

El PP denuncia que no se ha enviado para contratar aún ni las cinco iniciativas propuestas por el Ayuntamiento en las inversiones participativas

P. MORENO

Tres meses después de darse a conocer el resultado de las votaciones vecinales, el Ayuntamiento no ha realizado a fecha de 21 de marzo ningún trámite en el proceso de contratación de los 11 proyectos, que suman unas inversiones de siete millones de euros.

La concejala del grupo popular, Lourdes Bernal, denunció ayer que esa fue la contestación de la concejalía de Participación Ciudadana a la pregunta del estado de la cuestión de estas iniciativas, tan diversas como la colocación de placas solares en los cementerios municipales, la reforma de la plaza del Ayuntamiento, carriles ciclistas o el soterramiento de contenedores de basura en barrios de Ciutat Vella.

Para Bernal, la contestación supone que el «el gobierno tripartito de Ribó nuevamente engaña a los vecinos de Valencia, pues tras haber superado el primer trimestre de este ejercicio, los proyectos siguen en proceso de apertura de expediente».

Las ideas con más apoyos fueron placas solares en cementerios y reformar la plaza del Ayuntamiento

La demora en la ejecución de este tipo de obras ya ha provocado quejas tanto de los grupos de la oposición como de las asociaciones vecinales. Este año será el tercero en que una parte de las inversiones del Consistorio se han decidido por votaciones directas, tanto presenciales como telemáticas.

De la votación realizada en 2015 todavía queda el 11% de las propuestas por ejecutar. Se trata de la reforma de paradas de la EMT para que sean accesibles, así como la pacificación del tráfico en la avenida Burjassot, un carril ciclista en la avenida Doctor Manuel Candela, otro en la avenida Suecia o la reforma del jardín en la calle Músico Ginés.

La concejala recordó que el cambio de las bases de los presupuestos participativos este ejercicio motivó que los proyectos fuesen de ámbito de ciudad y no de barrio, con el compromiso de que se realizaran este año. «Casi con seguridad no será posible», auguró.

Además de las iniciativas citadas, los siete millones de euros citados servirán para la construcción de baños públicos en el jardín del Turia, la iluminación de la parte inferior de los puentes del viejo cauce y dos millones repartidos en la mejora de distintos jardines. También un carril bici en la Gran Vía Fernando el Católico, otro en la avenida Primado Reig y algo más de un millón de euros para la renovación de bombillas de farolas, con el objetivo de colocar las menos contaminantes y con un consumo más reducido.

El porcentaje de obras terminadas se reduce al echar un vistazo a los presupuestos votados para el pasado año. Sólo se han acabado el 31% de las obras, mientras que está en ejecución un 26%. El resto está en tramitación o ni siquiera ha llegado a la Mesa de Contratación.

De este último apartado hay intervenciones sencillas como la reforma de los juegos infantiles de un parque, junto con otras de más calado como la construcción de un carril ciclista en la avenida Juan XXIII.

Para Bernal, era algo previsible que los presupuestos participativos de esta tercera edición, «volverían a encallar y no se ejecutarían en plazo al poner de manifiesto las carencias del tripartito», para añadir que el gobierno de Ribó, «está a otras cosas que nada tienen que ver con el interés general y la mejora de los barrios, lo que genera un alto grado de malestar y descontento de los vecinos». Por último, la edil destacó que «sobre 11 proyectos de ciudad votados por los vecinos, cinco fueron propuestos por el Ayuntamiento, y ni siquiera estos tienen redactados los pliegos para entregarlos en la contratación municipal que pueda sacar la licitación de las obras. Eso denota falta de interés».

Fotos

Vídeos