Joan Ribó expropiará el Centro Excursionista de Valencia pese a las críticas por el coste de la finca

Antigua sede del Centro Excursionista, en la calle Tavernes de Valldigna. /J. J. Monzó
Antigua sede del Centro Excursionista, en la calle Tavernes de Valldigna. / J. J. Monzó

El Ayuntamiento justifica la operación en que es «más garantista» tras más de dos años de intentos de compra del inmueble para la Biblioteca Central

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El gobierno municipal anunció en diciembre de 2015 una operación para trasladar la Biblioteca Central, actualmente en la plaza de Maguncia, que incluía la compra de la sede del Centro Excursionista y la recalificación de la parcela. Dos años y medio después, el Ayuntamiento de Valencia ultima el procedimiento para expropiar el inmueble.

La compra ha sido criticada desde el principio del mandato por los dos grupos de la oposición, al entender que no era necesaria la compra de la finca del barrio del Carmen. El concejal popular Alfonso Novo llegó a exhibir un listado de 125 propiedades municipales alternativas a un desembolso cifrado en 1,4 millones de euros.

En el transfondo del asunto siempre ha estado la crítica a la participación directa del alcalde, antiguo socio del Centro Excursionista, primero en la mediación con el banco acreedor como en la posterior compra una vez cerró la entidad. Esto es lo que ha denunciado varias veces la oposición desde 2015.

Cs duda de que haya un acuerdo con el banco: «Estamos pagando los caprichos de Ribó», dicen

La compra se descarta porque la expropiación es más «garantista» para el Consistorio, afirmaron ayer fuentes de la delegación de Desarrollo Urbano. El servicio de Gestión Urbanística se encargará de fijar un justiprecio para intentar cerrar un acuerdo con el banco propietario.

Las mismas fuentes insistieron en que la expropiación no se produce por falta de acuerdo sobre la compraventa. «Hay acuerdo», precisaron, aunque el caso es que un proceso expropiatorio deja en el aire todos los plazos previstos. El gobierno municipal había estimado un coste de 1,4 millones de euros, pero el banco podría pedir acudir al Jurado Provincial de Expropiación e incluso a un contencioso en caso de que considere escaso el precio que ofrezca el Ayuntamiento.

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés preguntó a mediados de marzo por esta cuestión, encontrándose con la sorpresa de que se ultima el expediente de expropiación. «Los valencianos estamos pagando los caprichos de Ribó con el Centro Excursionista. Los que venían a hacer nueva política al final hacen siempre lo mismo que el PSOE y el PP, que es comprar o expropiar todo lo que les antoja con dinero de todos nosotros», aseguró.

El traslado de la Biblioteca Central se vinculaba a otro de una agencia de lectura en la Casa Vestuario, con el propósito de dejar este inmueble por entero al Tribunal de las Aguas. Para ello se ha tenido que modificar el planeamiento urbanístico, lo que ya ha sido autorizado por la Generalitat, indicaron desde la delegación de Desarrollo Urbano.

Estellés recordó que hace «un año que desde Ciudadanos propusimos al tripartito que evaluase más de cien activos municipales disponibles en Ciutat Vella para la Biblioteca Central y sin embargo optaron por el capricho en vez de la gestión y el análisis».

El edil dudó del acuerdo con el banco para que se tramite la adquisición vía expropiación. «Resulta increíble que al final Ribó y los suyos no sean capaces de quedarse con su capricho negociando, para terminar con una expropiación forzosa».

A su juicio, es una «imagen clara de la poca capacidad de diálogo de este gobierno municipal. No se puede esperar otra cosa, si casi siempre discuten entre ellos, cómo van a ser capaces de negociar con un banco». La modificación urbanística ha incluido una pequeña parcela que ya era propiedad del Consistorio y que servirá para acoger un ascensor y otras instalaciones de la biblioteca, así como su posible ampliación.

Fotos

Vídeos