Joan Ribó dará 300.000 euros a una empresa para tutelar las obras en el Cabanyal

Uno de los aparcamientos del paseo marítimo, en una imagen reciente./J. J. MONZÓ
Uno de los aparcamientos del paseo marítimo, en una imagen reciente. / J. J. MONZÓ

Campillo impulsa un concurso que adjudicará el control de proyectos con fondos europeos para supervisar a todas las concejalías

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El gobierno municipal de Valencia aprobó ayer adjudicar a una empresa el seguimiento, evaluación, gestión y control del Plan Edusi en el Cabanyal, que supondrá una inversión de 30 millones de euros hasta 2021. El tripartito desembolsará 336.000 euros de dinero público con posibilidad de prórroga para esta asistencia técnica, al asegurar en un informe que el Ayuntamiento «no dispone de medios propios para realizar la prestación».

El concejal impulsor de la moción fue Sergi Campillo, coordinador del área de Gobierno Interior y miembro de Compromís, formación que asume de esta manera más competencias en la gestión pública de un barrio que se pretende sea modelo de cara a las elecciones de 2019.

El Plan Edusi, es necesario recordarlo, fue impulsado por el exconcejal de València en Comú Jordi Peris, que logró 15 millones de fondos europeos para iniciativas de prácticamente todas las concejalías. La formación vinculada a Podemos asumió desde el principio la tutela del proyecto, aunque otra cosa distinta está siendo la gestión del dinero.

El Consistorio aportará en el plazo citado otros 15 millones de euros para un total de 50 iniciativas, llamadas expresiones de interés. De estas, hace escasas fechas quedaban todavía 15 por formalizar y sólo se había adjudicado una obra, la climatización del mercado del Cabanyal.

El otro partido socio del tripartito, el PSPV, asumió desde la concejalía de Desarrollo Urbano las obras de reurbanización logradas con fondos del Plan Confianza, así como el propio planeamiento urbanístico, el documento que sustituirá al derogado de la etapa anterior con la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar.

El nuevo plan propone un gran bosque de pinos junto a la playa y jardines en Serrería

El planeamiento urbanístico encargado por el Ayuntamiento tiene ya un borrador, que ha salido a exposición al público para la presentación de alegaciones. En cuanto a la reserva de suelo para zonas verdes, dos de los elementos más destacados son la propuesta para la plantación de un gran bosque mediterráneo junto al paseo marítimo, así como un corredor de jardines en el bulevar Serrería, para mejorar este eje viario.

La propuesta, que no es definitiva, suma más zonas verdes que en la actualidad, aseguraron fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano, quienes salieron así al paso de las críticas de la asociación de vecinos y de la plataforma Salvem el Cabanyal por la prevista construcción de 741 viviendas municipales en solares destinados a parques e instalaciones deportivas.

Las mismas fuentes subrayaron que en ninguna de las tres zonas afectará a jardines ya hechos, lo contrario de lo que indicaron desde las entidades vecinales. En todo caso, este asunto y todo lo relativo a las viviendas se debatirá el próximo martes en el Ateneo Marítimo, a las 19.30 horas. A la asamblea acudirán también representantes del equipo técnico del plan.

El alcalde Joan Ribó dijo sobre el rechazo vecinal es que el documento actual «no es el plan especial, es un primer borrador. Y es absolutamente normal que en una propuesta que se haga haya gente a favor y en contra. Es bueno que haya viviendas. Tenemos un problema de vivienda en la ciudad y es bueno que busquemos espacio para vivienda social».

Desde el Consistorio indicaron que la previsión de 1.500 viviendas de nueva construcción está establecida desde el pasado noviembre, cuando se dio a conocer el contenido de la propuesta, y que servirán para abaratar los alquileres en el barrio, además de ofrecer una financiación al Consistorio para construir más equipamientos. Fuentes de Salvem señalaron la necesidad de modificar las previsiones de población y por lo tanto de dotaciones, debido a que muchas de las viviendas ahora vacías recibirán nuevos vecinos en unos años.

Con el encargo aprobado ayer por la junta de gobierno, el partido con más peso en la coalición asume más competencias, algo que ya quedó claro con la formación del Organismo Intermedio Ligero, la entidad que centraliza el medio centenar de obras del Plan Edusi, coordinado por Sandro Pons, asesor urbanístico del alcalde Joan Ribó.

El concurso impulsado por Campillo se justifica en un informe diciendo que la asistencia técnica servirá para «la correcta ejecución del Plan Edusi, en función de la normativa y regulación de aplicación, incluyendo la puesta en marcha, seguimiento, evaluación, gestión y control de la misma». Añade la pretensión de reforzar la «capacidad administrativa necesaria para la exitosa implementación del Edusi, mejorar el servicio a los beneficiados y del propio Organismo Intermedio Ligero, procurando reducir su carga administrativa al margen de que se alcancen los hitos establecidos en las marcas de rendimiento del programa operativo».

La traducción de esto último desde la jerga administrativa se refiere a la urgencia de sacar adelante unos proyectos que debido a la farragosa tramitación burocrática empiezan a acumular retrasos. Al margen de la climatización del mercado municipal, sólo están en marcha el concurso para transformar la Casa dels Bous en una de las sedes del futuro Museo del Mar, así como otro encargo para rehabilitar el Escorxador, un inmueble de la calle San Pedro que acogerá el Archivo Histórico del Cabanyal. Esto último fue aprobado en la junta de ayer con un presupuesto de 530.000 euros. El edificio es uno de los municipales que sobreviven de la época de Poble Nou de la Mar y se encuentra en una de las zonas más degradadas del Cabanyal. Será uno de los equipamientos públicos más destacados en el aspecto cultural.

Las iniciativas del Edusi son tan variadas como distintas las competencias de las concejalías. Está el caso de aparcamientos regulados con cámaras de vigilancia, ayudas para comercios, la rehabilitación de un edificio para un centro cívico o recorridos peatonales que atravesarán el barrio desde el bulevar Serrería hasta el paseo marítimo. En todos los casos, la Unión Europea es muy estricta con los plazos de ejecución y con que se cumplan los requisitos con los que se dieron las ayudas.

El PP critica la reserva para pisos de solares destinados a jardines

El concejal del grupo popular Alfonso Novo valoró ayer «muy negativamente para el futuro del Cabanyal-Canyamelar» la intención del alcalde Ribó de construir viviendas a cargo de hacer desaparecer parques, jardines y zonas deportivas, lo que se incluye en el borrador del nuevo planeamiento. El edil lamentó que la propuesta del tripartito pase por «disminuir equipamientos públicos en el barrio para construir nuevas viviendas que atraerán a residentes, resultando si cabe más preocupante el hecho de que no todas las nuevas residencias van a ser de promoción pública (60%), al reservar un 40% a libre que en la zona donde se pretenden construir despertará la especulación».

Fotos

Vídeos