Ribó culpa a los coches de la expulsión de la calle de niños, mayores y discapacitados

Torres y Grezzi, ayer en la presentación de la Guía de la Movilidad. / lp
Torres y Grezzi, ayer en la presentación de la Guía de la Movilidad. / lp

El Consistorio edita una guía donde plasma la estrategia para reducir la circulación de vehículos en favor de la bicicleta y el transporte público

P. M. VALENCIA.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, culpa al crecimiento del tráfico privado de vehículos de la «expulsión de la calle de los grupos de población más vulnerables, como son los niños, los mayores, las personas con dificultades de desplazamiento. Es necesario cambiar el modelo de movilidad para evitar o reducir al mínimo estos problemas y avanzar así hacia una ciudad más sostenible».

La estrategia aparece en el prólogo de la guía «València, hacia una movilidad (+) sostenible» presentada ayer por el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, junto con el coordinador de la obra, Vicent Torres. El Consistorio ha editado 3.000 ejemplares en castellano y valenciano, mientras prepara otra publicación en inglés. El manual pretende reflejar, comentó Torres, que existe un proyecto cohesionado en el gobierno municipal para cambiar el modelo de tráfico de Valencia.

El alcalde indica en su prólogo que el «tráfico privado ha crecido hasta un volumen excesivo que causa graves problemas. Entre ellos, hay que destacar la accidentalidad, la contaminación del aire, el ruido, la penalización de los desplazamientos peatonales, la congestión en horas punta, la ocupación por los coches de la mayor parte del valioso espacio urbano».

Grezzi aboga por las limitaciones de acceso y establecer prioridades en las inversiones municipales

El edil Grezzi indica en su prólogo que «los residentes tienen derecho a acceder a sus domicilios y garajes, y los compradores pueden acceder a los aparcamientos, de los cuales hay una importante oferta. Pero hay que establecer prioridades, admitir algunas limitaciones de acceso y recuperar una parte de la vía pública para los usuarios hasta ahora marginados: los peatones, los ciclistas, el transporte público».

Ya en el manual, se aprovecha a la hora de explicar los movimientos entre Valencia y su área metropolitana, donde el 72,5% de los desplazamientos se hace en coche, que «es imprescindible conseguir una financiación justa desde el Gobierno, que hasta ahora ha eludido subvencionar el transporte valenciano, en la misma medida que lo hace en Madrid o Barcelona».

Otros apartados que aparecen en la guía son la necesidad de peatonalizar más calles, carriles bici en las calzadas, la remodelación de líneas de la EMT y el «uso más racional» de los vehículos a motor, dando más protagonismo a los coches eléctricos. Finalmente, el concejal de Movilidad respondió a las objeciones de la Federación de Vecinos por el resultado del barómetro municipal, que minimiza los problemas de tráfico, diciendo que «demuestra que no es ese caos».

Fotos

Vídeos