Ribó asegura ahora que cambiará una norma que fija dos años de sueldo a los ediles

Ribó, Font y Alcaraz, ayer, durante la firma del convenio. / irene marsilla
Ribó, Font y Alcaraz, ayer, durante la firma del convenio. / irene marsilla

El nuevo reglamento del pleno del Ayuntamiento recoge una indemnización por incompatibilidad para los miembros del equipo de gobierno que abandonen el cargo

I. DOMINGO VALENCIA.

Apenas tiene unos días de vida y el nuevo reglamento orgánico del pleno del Ayuntamiento de Valencia va camino de su primera modificación. Así lo reconoció ayer el alcalde, Joan Ribó, tras la polémica generada por uno de los puntos introducidos en el artículo referente a las retribuciones e indemnizaciones de los concejales de la corporación municipal que, en el texto anterior -datado en 2011 y que aún está vigente- no incluía.

Así, en la modificación aprobada en el último pleno municipal, el tripartito introdujo en el artículo 8 un apartado que garantiza dos años de sueldo a los concejales que dejen de serlo y se vean afectados por el régimen de incompatibilidades para trabajar en el sector privado, según público ayer el diario 'Levante-EMV'. Un régimen que trata de impedir las conocidas como 'puertas giratorias', es decir, que los cargos públicos puedan recalar en empresas o sectores con los que han tenido vinculación precisamente por el ejercicio de su actividad pública.

De ahí que el tripartito, mediante la adaptación del reglamento municipal a una ley estatal de 2015, haya querido compensar económicamente a los ediles que «no puedan desempeñar su actividad profesional ni perciban retribuciones económicas por otras actividades».

La medida económica impulsada por el tripartito sólo afectará a los ediles del equipo de gobierno

Sin embargo, Ribó anunció que desde Compromís va a presentar una propuesta de alegación para «mejorar, modificar o cambiar» este apartado porque no se ha entendido de forma adecuada. «Vamos a proponer su modificación porque se presta a ser malentendido», aseguró Ribó aunque no aclaró si esa modificación que presentará el lunes a sus socios de gobierno (PSPV y València en Comú) será una reelaboración del artículo o la supresión del punto sobre las indemnizaciones. «Lo estamos estudiando», fue lo único que apuntó durante la firma de un convenio con la Generalitat para la cesión de la Casa Vestuario al Tribunal de las Aguas, por el que se ubicarán las dependencias y el archivo de esta institución milenaria y se prevé la instalación de un centro de interpretación.

Tras presidir la sesión del Tribunal de las Aguas, el alcalde detalló que la Ley 3/2015 incluye medidas con las que está «completamente de acuerdo» para evitar las 'puertas giratorias'. «Es importante que un concejal que haya tenido durante dos años determinadas tareas relacionadas con empresas no pueda ejercer un cargo en la vida privada», comentó. Pero, a su juicio, ha habido una mala interpretación porque «no puede ser alargar en dos años el salario de uno».

Pendiente de entrar en vigor

La medida sólo afectaría a los ediles que formen parte del equipo de gobierno municipal, por lo que los grupos de la oposición quedarían excluidos. «A los representantes municipales que hayan ejercido su cargo con dedicación exclusiva y ostentado responsabilidades ejecutivas en las diferentes áreas en que se organice el gobierno local», recoge el artículo 8.7 del reglamento que está pendiente de publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), momento en que se abrirá el periodo de alegaciones.

El reglamento municipal no establece las cuantías que se percibirán ya que sólo señala que «se sujetará» a los límites y condiciones de la normativa estatal aprobada en 2015. Ésta, por su parte, recoge que habrá una Oficina de Conflictos de Intereses para supervisar que durante los dos años «se mantienen las condiciones que motivaron su reconocimiento».

Más

Fotos

Vídeos