Las restricciones de tráfico ahogan los accesos del Mercado Central

La plaza Ciudad de Brujas, con el Mercado Central al fondo. /Irene Marsilla
La plaza Ciudad de Brujas, con el Mercado Central al fondo. / Irene Marsilla

Los vendedores exigen que se permita un giro en la avenida del Oeste e itinerarios para evitar rodeos en los repartos hasta la plaza de la Reina

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Algo tan sencillo como llevar un envío a domicilio desde el Mercado Central al número 84 de la calle San Vicente Mártir (cuatro minutos en la furgoneta de reparto, 550 metros) pasa a un recorrido de 1,4 kilómetros por cumplir con la señal colocada por el Ayuntamiento que impide el giro a la izquierda desde la avenida del Oeste, salvo para el transporte público.

La señal está colocada de manera definitiva desde el pasado 4 de noviembre, cuando acabaron las obras de remodelación de la avenida del Oeste y obliga a los conductores a seguir hacia la calle Xàtiva, pasar por Jesús, internarse en la Gran Vía Fernando el Católico y volver al centro por la plaza de España.

Un recorrido de «locura» para los vendedores del Mercado Central, indicaron fuentes de la asociación, quienes pusieron este caso como ejemplo. El número 84 de la calle San Vicente ha sido elegido para esta simulación por ser el más cercano en el giro de la avenida del Oeste aunque hay un sinfín de ejemplos.

«Para llevar el reparto a la plaza Doctor Collado hay que rodear todo el centro», aseguran

«Tenemos la plaza Doctor Collado justo al lado pero llevar un reparto supone dar un rodeo enorme», señalaron las mismas fuentes. La salida de mercancías recae a la plaza Ciudad de Brujas y se dan casos de tener que rodear todo el centro para entrar por la calle de la Paz.

Sólo en servicios de hostelería, la furgoneta realiza una veintena de repartos diarios, aunque luego están las entregas a particulares. El principal mercado del centro de Valencia tiene a gala enviar sus productos prácticamente a cualquier parte de Europa, aunque el punto fuerte se encuentra obviamente en Valencia y su área metropolitana.

«No es sólo para el servicio a domicilio, sino que necesitamos mejores accesos para nuestros clientes», añadieron. La peatonalización parcial del entorno de la Lonja, igual que sucedió con otros recorridos por los barrios de la Seu, el Carmen y Velluters han llegado sin una alternativa potente de transporte público o más aparcamientos públicos.

El parking de la plaza Ciudad de Brujas, el más cercano al mercado, necesita cinco meses y medio de obras a partir de su inicio. La adjudicación ayer de la dirección de obras incumple el compromiso del alcalde Joan Ribó con los comerciantes, a quienes les aseguró que pasadas Fallas empezaría a ejecutarse el proyecto. Si todo va bien, esto podría suceder a finales de este mes.

Las mismas fuentes aseguraron que empezarán a pedir los cambios de tráfico «por escrito», al señalar que muchos de los acuerdos tomados en las reuniones con las concejalías no se aplican luego. La señal colocada en la avenida del Oeste incumple además el Código de Circulación al no figurar en el catálogo, según la Asociación Valenciana de Autoescuelas.

Adjudicada la dirección de obra del parking de Brujas

La empresa Oficina Técnica TES S.L. ha resultado ganadora en el concurso para la dirección de obra y coordinación de seguridad y salud de las obras del aparcamiento subterráneo de la plaza Ciudad de Brujas, inacabado desde hace años por la falta de financiación y que fue transferido por la Generalitat al Ayuntamiento. Con un presupuesto de 118.803 euros, ha resultado la mejor de ocho ofertas.

Este parking es considerado de importancia capital por los vendedores del Mercado Central, sobre todo tras las restricciones de tráfico puestas en marcha este mandato. El estacionamiento abarcará varias plantas y se situará sobre la estación del Mercat de la línea 10 del metro, también inacabada y sin plazos por parte de la Generalitat.

Un pasaje peatonal conectará el parking con los sótanos del mercado, para que los clientes de los puestos tengan acceso directo. Además, se dejará la primera planta de sótano para vehículos de carga y descarga, así como un estacionamiento de bicicletas. En total, 356 plazas para coches, 29 para motos y 46 para bicis, con tres accesos para peatones desde la calle y cuatro ascensores.

Las obras fueron adjudicadas el pasado 9 de febrero, aunque sin el paso dado ayer no podían empezar. Costarán 3,16 millones y durarán 150 días a cargo de la empresa Edifesa. Para la financiación se cuenta con fondos del Plan Confianza.

El elemento más importante será un acceso desde la calle Editor Manuel Aguilar, de momento sin derribar una finca fuera de alineación. Esta iniciativa se completará con la remodelación de la plaza Ciudad de Brujas y el entorno de la Lonja, con una propuesta elegida por la Generalitat pero todavía sin desarrollar ni plazos de obra.

En cartera se encuentran dos proyectos importantes donde el Ayuntamiento tendrá que hilar muy fino para no perjudicar más al mercado. El concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, presentó recientemente la reforma de la plaza de la Reina, mientras que la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, hizo lo mismo con el entorno de la Lonja y la plaza Ciudad de Brujas.

La primera iniciativa está mucho más adelantada gracias al proyecto ya terminado obra de un equipo coordinado por los arquitectos José María Tomás y Antonio Escario. Una vez que informen los servicios municipales podrá salir a concurso su ejecución, con un coste de unos diez millones de euros.

La pretensión tanto del Mercado Central como de la Asociación de Comerciantes del Centro y el Ensanche es que el cierre temporal del parking de la plaza de la Reina no se realice al mismo tiempo que la intervención en el estacionamiento de la plaza Ciudad de Brujas.

Pese al retraso acumulado en este último proyecto, la previsión es que el segundo pueda iniciarse antes de este verano. La Coordinadora Vecinal de Ciutat Vella plantea unirlo al de Juan de Vilarrasa, lo que de momento se ha descartado.

Fotos

Vídeos