La rehabilitación del chalé de Demetrio Ribes en Valencia, dos años parada por la falta de licencia

Chalé que perteneció al arquitecto Demetrio Ribes, okupado y lleno de basura. / Irene Marsilla
Chalé que perteneció al arquitecto Demetrio Ribes, okupado y lleno de basura. / Irene Marsilla

El edificio casi centenario ha sufrido de nuevo una okupación ilegal y tendrá que esperar a que se rediseñe la manzana con el plan del Cabanyal

Lola Soriano
LOLA SORIANO

La rehabilitación del chalé del Marítimo que perteneció al arquitecto valenciano autor de la Estación del Norte, Demetrio Ribes, lleva dos años y medio pendiente de rehabilitación. El actual propietario de la villa marinera situada frente al hotel de Las Arenas, en la calle Eugenia Viñes 95, ha llegado a tramitar en este periodo dos proyectos para recuperar el edificio, que en 2019 será centenario, pero asegura que el Ayuntamiento de Valencia todavía no le ha concedido licencia para devolverle su esplendor.

El chalé, que cuenta con un nivel dos de protección, se salvó de los derribos que se hicieron en villas próximas para desarrollar el plan de las piscinas olímpicas que ha quedado descartado, «pero resulta que, a pesar de que está protegida, tampoco nos dejan rehabilitarla. No sabemos si están esperando a que se caiga», explica Zuher Rafeh, representante del propietario. Según detalla, «el actual dueño, un sirio residente en Kuwait, cuando venía a Valencia se hospedada en el hotel de Las Arenas, cuando vio la villa en venta la compró porque quería ayudar a recuperar la fachada marítima de Valencia y resulta que en lugar de poner facilidades para recuperar a historia, no nos dan respuesta».

Rafeh explica que en un principio «preparamos un proyecto para hacer un restaurante de nivel conservando todos los elementos del chalé, incluida la fuente interior, que es muy bella. Como vimos que en Actividad estaba el tema atascado, decidimos renunciar a esa idea y presentar un nuevo proyecto para recuperar la vivienda como tal, pero tampoco podemos actuar».

Consultado el tema al Consistorio, indican a LAS PROVINCIAS que el chalé está incluido «en el Plan de Actuación Integrada (Pai) de las antiguas piscinas que está en revisión y se tendrá que desarrollar el plan para poder rehabilitar el edificio».

El representante lamenta que «tras dos años y medio de trámites ahora tengamos que esperar a que se redacte y apruebe el nuevo plan del Cabanyal, puesto que este proyecto se ha incluido en el plan del barrio. Si está claro que el edificio se va a quedar y lo que queda por definir es el resto del solar, por qué no nos dejan actuar».

Falta de apoyo

Argumenta que «durante la tramitación nos dijeron que tendríamos que ceder un trozo de jardín para el plan. Nosotros estamos dispuestos a firmarlo y aceptarlo, pero que nos dejen rehabilitar el edificio o ¿es que prefieren dejarlo perder?».

El chalé se vendió por una cifra muy importante y el representante del propietario asegura que están dispuestos «a hacer una inversión relevante para que quede como en origen». Mientras esperan que se desbloquee el proyecto, la realidad es que el chalé sufre actualmente su segunda okupación ilegal.

«Al poco tiempo de comprar la propiedad tuvimos que ir a juicio para desalojar a unos okupas. La Policía actuó, pero ha vuelto a entrar gente distinta y estamos otra vez en manos de la Justicia. Si no nos dejan rehabilitar el chalé, cada vez que echemos a los okupas volverán a entrar», reconoceRafeh. Los vecinos de villas próximas exigen que se haga caso a estos dueños. «Cómo queremos que venga gente a invertir si no se les ayuda. Mi casa es colindante y los okupas me entran a robar. No podemos vivir con esta inseguridad», indica Ramón Capilla. Además, en el interior de la villa dicen que acumulan basura.

Desde la Asociación Constantí Llombart pidieron ayer al Consistorio que «estudie adquirir la casa o permutar el Bien de Relevancia Local. Y reclaman que no se repita la pérdida patrimonial, como ya ocurrió con el chalé de Blasco Ibáñez.

Fotos

Vídeos