«Hacen reír y soñar a nuestros hijos en sus primeros años de vida»

Recogida de firmas en Tres Forques./LP
Recogida de firmas en Tres Forques. / LP

Vecinos de Valencia recogen firmas para evitar el despido de las trabajadoras por la reversión de tres guarderías municipales

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La incertidumbre rodea a la treintena de trabajadoras de las tres escuelas infantiles municipales de Valencia (de cero a tres años) que a partir del próximo curso pasarán a ser de gestión directa por parte del Ayuntamiento de Valencia, acabando así con el régimen de concesión a través de una empresa privada. La medida tampoco convence a las familias y vecinos de los barrios donde se ubican, que han iniciado una campaña de recogida de firmas presenciales y a través de internet pidiendo la subrogación de las trabajadoras, de manera que puedan seguir desempeñando su labor con los niños aunque dependan del Ayuntamiento. El lema de la campaña en Change.org, la plataforma digital donde se están recogiendo los apoyos, resume este sentir: «Sí a la remunicipalización, sí a la subrogación de las trabajadoras».

La junta de gobierno local aprobó a finales de octubre la gestión directa de tres de los diez centros municipales que funcionan mediante este régimen: se trata de Solc, en Tres Forques, Quatre Carreres (Na Rovella) y Gent Menuda (Nazaret). En su día se justificó la medida en que «las escuelas infantiles en régimen de concesión son gestionadas por empresas cuyo interés final es el lucro económico», y se defendía la necesidad de iniciar los trámites para implantar una red pública para el tramo de cero a tres años.

Las intenciones del Ayuntamiento de Valencia se conocieron antes, en junio, cuando el alcalde Joan Ribó avanzó la medida. Tras enterarse por la prensa, las trabajadores empezaron a moverse con consultas a los técnicos de Educación e incluso reuniones con la propia concejala María Oliver. También se programaron encuentros entre responsables municipales y de la escoleta de Pinedo –la única de gestión directa– y las familias donde se comunicó la decisión, según las trabajadoras.

Pero a tenor de la campaña, que suma cerca de 2.000 firmas a través de internet, el descontento es palpable. Como se puede leer en el escrito que acompaña la petición, los padres rechazan la no subrogación «porque ellas (las trabajadoras) son las personas que están a cargo de lo más preciado de nuestras vidas, además del inmenso cariño que nuestros niños sienten por sus profesoras, que les guían y enseñan y les hacen reír y soñar en estos primeros años de sus vidas».

También se pone el acento en que «son parte de la historia de nuestro barrio, de nuestras familias y de nuestros niños». El escrito pide al Ayuntamiento que reconsidere la decisión «y no deje en la calle a todas las trabajadoras por razones políticas u otras razones inexplicables».

La recogida de firmas presenciales se ha puesto en marcha ya en Tres Forques, con varios comercios participando en la campaña así como la asociación de vecinos. La previsión es que a la vuelta de vacaciones se extienda al menos por Nazaret.

«A nosotras nos han dicho desde el Ayuntamiento de Valencia que la subrogación es imposible legalmente, pero tanto la empresa como nuestros abogados consideran que sí hay vías para hacerlo», explican las trabajadoras a LAS PROVINCIAS, que insisten en defender que no están en contra de la remunicipalización.

En el último pleno municipal el PP presentó una moción reclamando que se mantengan sus puestos de trabajo, y también los del resto de escuelas en régimen de concesión, que están en fase de licitación. Finalmente no prosperó, pues se aprobó una alternativa presentada por la propia concejala María Oliver en la que se insta al Ayuntamiento a que «estudie todas las vías posibles» para el mantenimiento de los empleos dentro del marco legal existente.

Los populares, en un comunicado, defendieron que si es posible mantener los puestos en el departamento de salud de Alzira tras la reversión de la gestión a la administración pública también se debe hacer en el caso de las trabajadoras de las escuelas municipales.

Fotos

Vídeos