Los profesores de Religión cargan contra la reducción de las horas de la asignatura

Encuentro organizado en Moncada destinado a profesores de Religión, en una imagen de archivo. / d. t.

Apprece recurre la normativa que permite disminuir la materia al considerar que «vulnera» el acuerdo entre la Iglesia y el Estado

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La aplicación del nuevo decreto de organización de Primaria ya está teniendo consecuencias en la materia de Religión. Tal y como informó la Asociación Profesional de Profesores de la asignatura en Centros Estatales (Apprece cv), tienen constancia de numerosos casos en los que los claustros o los consejos escolares de colegios públicos han aprobado reducir la carga horaria de la materia «en el momento oportuno», ya fuera de cara al periodo ordinario que ha empezado en octubre e incluso para aplicar la medida a partir del siguiente curso.

Las mismas fuentes explican que se están dando dos casuísticas: al profesor de Religión se le asignan o una sesión y media o una única clase semanal en lugar de las dos que existían hasta el ejercicio pasado. Ante esta situación la organización ha optado por presentar un recurso de lo contencioso acompañado de una petición de suspensión cautelar en lo que concernía a la asignatura, si bien esta última solicitud ha sido rechazada.

Más allá de las implicaciones de la medida en las condiciones laborales del profesorado y de que suponga desplazar la asignatura del horario escolar, Apprece defiende en un comunicado que permitir una reducción de hasta el 50% de las horas «vulnera» los acuerdos entre el Estado y la Santa Sede porque supone «una radical diferencia respecto a la carga horaria del resto de asignaturas fundamentales, pues la mayoría dispone de un mínimo de tres horas semanales».

Otras autonomías

En otras comunidades, ya sea el sindicato, padres o la propia Iglesia han recurrido disposiciones parecidas que han permitido mitigar el peso de la materia, con suerte dispar. En Aragón se ha dado la razón al departamento mientras que en Extremadura se ha fallado que la reducción no se ajusta a derecho. El sindicato señala, en relación al rechazo a la cautelar, que el TSJCV «se deberá ajustar a la doctrina del Supremo» cuando establezca un criterio común respecto a los distintos fallos territoriales.

Las diócesis critican la falta de docentes para impartir la clase en las primeras semanas del curso

En la Comunitat el horario estaba blindado en dos sesiones que sumaban hora y media a la semana en el anterior decreto de Primaria, sustituido en julio por la nueva normativa, que deja la distribución horaria de las asignaturas en manos de los centros dentro de unos mínimos. Para las instrumentales (Lengua, Matemáticas y Valenciano) no se puede bajar de tres horas semanales, y también hay que respetar los porcentajes de la Lomce en relación a las materias troncales y específicas. Un centro podría ir más allá de las dos sesiones o mantenerse, aunque la práctica que se está dando es reducirlas.

«Tales previsiones horarias vulneran el principio de equiparación con el resto de asignaturas fundamentales al tener estas horarios mucho más amplios, hasta cuatro veces más que los de Religión -cuatro sesiones frente a una-», señala Apprece en su comunicado, antes de defender que «la cultura europea y española no se entenderían sin el conocimiento de las religiones». «No es mucho pedir respeto y colaboración a quienes opinan lo contrario y cuya obsesión ideológica sigue centrada en sacar la Religión de la escuela o en dejarla como testimonial en algunas autonomías», sentencia.

Por otro lado, los delegados diocesanos de enseñanza de la Comunitat denunciaron a finales de septiembre que Educación está ocasionando «graves anomalías que impiden que los alumnos que han elegido Religión comiencen con normalidad el curso». Y es que muchos centros no tenían al profesor asignado, por lo que no había clase. Es lo que ha sucedido, por ejemplo, en el Jaume II de Tavernes.

Fotos

Vídeos