Valencia tendrá un superávit de 62,2 millones y Ribó lo usará para pagar expropiaciones

Valencia tendrá un superávit de 62,2 millones y Ribó lo usará para pagar expropiaciones

El consistorio mantiene su plan de pedir un crédito puente «para poder avanzar» pese al anuncio de Montoro de liberar el dinero para su uso

EFE VALENCIA

La liquidación del presupuesto de 2017 deja al Ayuntamiento de Valencia con un superávit de 62,2 millones de euros, según ha anunciado hoy el alcalde, Joan Ribó, quien confía en que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cumpla su compromiso de liberarlo para poder usarlo cuanto antes.

En declaraciones a los periodistas, Ribó ha explicado que la "mejoría en ingresos a consecuencia de una mejor gestión" ha permitido que ese remanente creciera de los 41 millones del año pasado a los 62,2 de ahora y ha resaltado asimismo que la ejecución presupuestaria "ha aumentado en todos los capítulos".

"Ahora esperemos que Montoro los liberalice para poder usarlos", ha agregado Ribó, quien ha recordado que, a pesar del anuncio del ministro, el consistorio mantiene su plan de pedir un crédito puente "para poder avanzar" en asuntos como el pago de expropiaciones e inversiones.

Ha recordado que el año pasado, "entre pitos y flautas, hasta septiembre no se pudo usar el dinero" del remanente de la liquidación y apenas dio tiempo para utilizarlo en inversiones. "El crédito puente lo hacemos y lo mantendremos por precaución pero esperemos que se pueda liberalizar -el superávit- y avanzar rápidamente", ha añadido.

Para pagar expropiaciones

Preguntado por el destino del dinero del superávit cuando se libere ha contestado que una parte de los 62 millones será "para pagar las expropiaciones que consumen un interés muy elevado" y el resto será para inversiones.

No obstante, ha afirmado que "es pronto" para saber a qué inversiones se van a dedicar, aunque ha precisado algunas plurianuales como la reforma de la plaza de la Reina.

"No podemos planificar hasta no tener el número y me lo acaban de decir hace media hora y aún ni lo he firmado", ha agregado y ha recordado que el uso de ese remanente "depende de 'monsieur' Montoro" porque ha de dedicarse a inversiones financieramente sostenibles y, por ejemplo, los centros escolares no lo son.

Las normas de Montoro

Precisamente, sobre el compromiso de Montoro de poder flexibilizar el destino de ese remanente, Ribó ha confiado en que "lo que prometió ayer, se pueda hacer" aunque ha añadido: "Yo digo, como en misa, que así sea. En el momento que lo vea, me lo creeré".

"Ojalá sea verdad pero de momento tenemos unas normas que nos impiden esas inversiones. Si se flexibiliza el concepto de inversión sostenible, se puede trabajar en estas coordenadas pero de momento no podemos dedicar recursos" a centros escolares "y otros muchos temas", ha manifestado.

Según Ribó, las cifras ponen de manifiesto que el Ayuntamiento "funciona bien" a nivel económico y el remanente ha aumentado por la mejor gestión de los ingresos como el de los impuestos de Actividades Económicas o el ICIO, que tienen un mayor control, o las multas, "que se gestionan de forma más eficiente".

"Y eso, a pesar de que València es la gran capital de España de más de medio millón de habitantes que tiene unos ingresos por cápita más bajos", ha resaltado.

Fotos

Vídeos