La Policía Nacional blinda los mercadillos y zonas comerciales en navidades

Visitantes del mercado semanal del Cabanyal. / damián torres
Visitantes del mercado semanal del Cabanyal. / damián torres

Más de 3.500 agentes vigilarán los puntos de más afluencia en la Comunitat y casi la mitad estarán destinados en la ciudad de Valencia

LOLA SORIANO VALENCIA.

Los mercadillos navideños, puntos de gran afluencia y las zonas comerciales estarán blindados en Navidades para evitar los ataques terroristas y garantizar la celebración de unos festejos donde las comerciantes realizan la principal campaña del año.

El Delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, presentó ayer en el Mercado Central la campaña 'Comercio Seguro' y recordó que seguimos en alerta con nivel de riesgo 4 y, por eso, se ha decidido aumentar el número de agentes en la calle, que pasa de 3.415 a 3.504 en toda la Comunitat, es decir cien más, y con el refuerzo de medidas de seguridad pasiva con la colocación de elementos físicos para evitar la entrada de vehículos . De hecho, ayer en el mercadillo de Navidad ubicado junto a la Lonja ya había una furgoneta de la Policía bloqueando el acceso a vehículos y dos agentes a caballo con vigilancia permanente.

Por provincias, Valencia ciudad, el área de centros comerciales y municipios de la provincia dispondrá de 2.420 policías; en la provincia de Alicante 734 efectivos y 350 en Castellón y Vila-Real.

Habrá agentes uniformados, de paisano, unidades con radiopatrullas, caballería, guías caninos, brigadas móviles y de subsuelo y policía judicial. El dispositivo, que se pondrá en marcha del 18 de diciembre al 8 de enero, prestará especial atención a los almacenes y establecimientos, ya que en estas fechas acumulan grandes cantidades de mercancías. «Se vigilarán también las zonas de ocio y centros comerciales para evitar que se produzcan butrones porque son fechas de tener mucha mercancía almacenada».

Moragues aseguró que durante estas fiestas se producen muchas compras y aglomeraciones «y eso es terreno para delincuentes, carteristas, timadores y descuideros que hacen robos, hurtos y estafas y tenemos que estar coordinados con comerciantes y consumidores, por eso estamos repartiendo folletos informativos con consejos».

Reparto de folletos

La primera fase de la iniciativa comenzó el pasado 3 de diciembre y desde entonces los agentes están recorriendo las distintas zonas comerciales en las ciudades y municipios de toda la Comunitat Valenciana para informar de la campaña de seguridad. En el caso de Valencia, se está informando a los comercios desde los siete distritos policiales con los que cuenta la ciudad.

Una de las advertencias que Moragues destacó ayer en su visita al Mercado Central es «que los comerciantes no acumulen mucho dinero en las cajas registradoras». Y añadió que es vital que «no se queden solos al final de la jornada para hacer el cierre de la caja».

Precisamente Merche Puchades, vicepresidenta de la asociación de Vendedores del Mercado Central, aseguró que tendrá en cuenta este último consejo para evitar sorpresas. «Muchas veces se van los empleados y te quedas sola cerrando la caja y la verdad es que tienen razón en que no hay que bajar la guardia», argumentó Merche Puchades.

Moragues también resaltó la importancia de evitar siempre el enfrentamiento con el delincuente. «Es mejor centrarse en memorizar los rasgos físicos» y añadió que es aconsejable mantener alguna luz en la fachada durante la noche.

La pasada campaña se saldó con más de 729 detenciones en la Comunitat Valencia. Por áreas, se registraron 595 detenciones en la ciudad de Valencia, 69 en Alicante y nueve en Castellón y Vila-Real. «Estas cifras demuestran la eficacia policial y que la colaboración activa entre los cuerpos policiales, comerciantes y ciudadanos es la mejor fórmula para combatir la delincuencia», explicó Juan Carlos Moragues.

Problemas de acceso

Como anécdota, durante el reparto de folletos en el interior del Mercado Central, una vendedora de frutas trasladó al Delegado del Gobierno su preocupación por la medida municipal de restringir los accesos por María Cristina, ya que aseguró, que esta medida está complicando la vida a los vendedores porque los clientes tienen verdaderos problemas para llegar a la catedral de los productos frescos.

Moragues apuntó que el Consistorio tendría que dar más voz a los comerciantes y consumidores «para ir de la mano con los que se ven afectados por las obras. Lo peor que se puede hacer es realizarlas de espaldas a la gente y sin escucharla».

Fotos

Vídeos