Cada policía local tendrá asignada una calle en caso de atentado en Valencia

Policías locales en formación, en una imagen reciente.
Policías locales en formación, en una imagen reciente. / damián torres

El Ayuntamiento participará por primera vez en el dispositivo de la Operación Jaula con la Policía Nacional si se dispara la alerta yihadista

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El propósito es que todo el mundo tenga claro lo que debe hacer en caso de una alerta terrorista o un atentado en las calles de Valencia. Por ese motivo, la Policía Local ha coordinado un protocolo con la Policía Nacional para participar en lo que se suele denominar Operación Jaula, es decir, el cierre de la capital con el control absoluto de las calles.

No será sólo eso, indicaron ayer fuentes del sindicato UGT. En la Mesa Técnica realizada en el Ayuntamiento el pasado martes, los responsables del Cuerpo avanzaron también que se han dibujado sobre el plano de Valencia los lugares que se convertirán en accesos para los servicios de emergencias, ambulancias y vehículos de Bomberos, en caso de que sean necesarios.

La solución es bastante sencilla aunque compleja de aplicar porque afecta a una plantilla de 1.575 personas que nunca lo han puesto en práctica. Cada agente tiene un indicativo de unidad que suele ser de tres cifras (el primero corresponde al distrito). No es personal sino que se aplica al funcionario en servicio en ese momento.

«Cuando se decrete una alerta por atentado desde la base se dirá una palabra clave, una orden que significará que cada uno deberá acudir al lugar asignado de antemano», comentaron las mismas fuentes. Podrá ser una rotonda, una plaza, una calle o un edificio. Todo eso forma parte del proyecto coordinado con la Policía Nacional.

Tanto UGT como el Sindicato de Policías Locales y Bomberos se mostraron de acuerdo en el protocolo

La rapidez en esencial en estas ocasiones, donde los atentados yihadistas se producen siempre sin aviso previo y, como ocurrió en Barcelona y Cambrils, por medio de atropellos con vehículos que luego pueden servir para la huida. Debido a la novedad que supone para la Policía Local, se ha pensado incluso en realizar simulacros, de tal modo que todos los funcionarios estén familiarizados con la tarea.

Este plan fue bien recibido por los sindicatos en la Mesa Técnica. Tanto UGT como el Sindicato de Policías Locales y Bomberos (SPPLB), formaciones con las que contactó LAS PROVINCIAS, se mostraron de acuerdo en el protocolo.

En la misma reunión se informó de servicios que volverán a prestarse en solitario pese a la alerta terrorista como adelantó este periódico. El ejemplo de la policía de barrio es uno de los que resultará afectado y ambos sindicatos coincidieron en rechazar la medida. Desde UGT dijeron incluso que la orden del 18 de agosto que prohibió las patrullas en solitario entre otras cuestiones no ha servido prácticamente para nada. Fuentes cercanas al gobierno municipal matizaron sobre esta cuestión que se evitará en la medida de lo posible que esto suceda, para asegurar que sólo serán «excepciones».

La Mesa Técnica trató también la compra de chalecos antibalas, donde se anunció la adquisición de un centenar. Tanto UGT como el SPPLB consideraron la cifra insuficiente, mientras que la concejal de Ciudadanos de Valencia María Dolores Jiménez anunció ayer una moción para que se amplíe el presupuesto antes de que acabe el año con el fin de que cada agente disponga de uno.

Fotos

Vídeos