La crispación empaña la procesión cívica

Un momento de la procesión cívica./J. Signes
Un momento de la procesión cívica. / J. Signes

La Policía se despliega en la plaza del Ayuntamiento y coloca furgonetas atravesadas en las calles aledañas

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

La procesión cívica ha arrancado este año con más insultos, tensión y crispación hacia los políticos que en años anteriores. Antes de salir de la plaza del Ayuntamiento las autoridades ya han tenido que soportar toda una serie de improperios y acusaciones sobre la falta de defensa de la seña de identidad valenciana.

La situación no se ha calmado cuando la comitiva ha encauzado la calle San Vicente Mártir, donde la Policía ha tenido que reforzar algunos lugares con más presencia de agentes por el aumento del nivel de insultos en algunas zonas. Finalmente, la procesión cívica se ha dirigido a la calle de la Paz donde la situación se ha normalizado.

María Oliver, quien lleva la Senyera este año, ya ha llegado al jardín del Parterre para las ofrendas a Jaume I.

El recorrido por Pintor Sorolla y la calle Barcas también estuvo salpicado de insultos y aplausos, dependiendo de a qué grupo se acercaban los dirigentes políticos. Cinco minutos antes de la una y media de la tarde, la Senyera fue izada por el balcón municipal para ser trasladada al Museo Histórico. Una breve mascletà, pero ensordecedora, puso punto y final a los actos de la mañana. Tras lo que la multitud, más numerosa que otros años, fue dejando poco a poco los alrededores del Consistorio.

Más presencia policial

La Policía Nacional ha tomado la plaza del Ayuntamiento y sus alrededores para garantizar la ausencia de incidentes y la seguridad del público en la procesión cívica de este año.

Un helicóptero no ha dejado de sobrevolar el centro de Valencia, mientras que en los alrededores del Consistorio se han dispuesto numerosas furgonetas policiales atravesadas en la calzada para evitar cualquier riesgo de atentados por atropello.

La Policía Local también ha desplegado más agentes que el año pasado, en un recorrido totalmente vallado y dispuesto de tal manera que el público no pueda invadir el lugar por donde pasará la Reial Senyera.

La plaza del Ayuntamiento ha registrado una buena entrada en un día soleado y de calor donde se espera congregar a más de 50.000 personas.

Más información

Fotos

Vídeos