La policía abrirá un retén en el Cabanyal tras las quejas vecinales

Una de las calles del Cabanyal pendiente de reurbanización. / irene marsilla
Una de las calles del Cabanyal pendiente de reurbanización. / irene marsilla

Las casetas policiales del paseo marítimo serán trasladadas a la zona más degradada del barrio y se aumentarán los agentes durante el día y la noche

P. MORENO VALENCIA.

La víspera de la concentración que realizarán hoy ocho entidades del Cabanyal y el Canyamelar para protestar por lentitud en la recuperación social del barrio sirvió ayer a la concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, para anunciar la apertura en septiembre de un retén en la zona más degradada, así como el refuerzo de las patrullas en los turnos de día y noche.

El retén consistirá en las instalaciones que sirven a los agentes en el paseo marítimo para la campaña de verano. Cuando se termine este dispositivo, normalmente antes de la primera quincena de septiembre, serán trasladadas las casetas prefabricadas a la conocida como zona cero del Marítimo por su abundancia de solares y ocupaciones ilegales, tanto de viviendas privadas como otras del propio Ayuntamiento.

Esta reivindicación ha sido una de las más repetidas tanto por la asociación de vecinos como por la plataforma Salvem el Cabanyal, al considerar que la presencia constante de agentes de la Policía Local servirá para reducir los llamados problemas de convivencia. Estos consisten en escándalos nocturnos, peleas de gallos, trapicheo de drogas y hasta infracciones de las ordenanzas.

Menguzzato comentó que en la actualidad seis oficiales y 37 agentes integran las patrullas de día en el Marítimo, mientras que las de noche están formadas por un oficial y catorce agentes, dos más que en el resto de distritos. Tras la reestructuración, las primeras contarán con cinco agentes más, mientras que las realizadas en horario nocturno dispondrán de un oficial más para que haya uno en cada turno.

La concentración se ha convocado hoy en el cruce de la calle de la Reina y la avenida Mediterráneo a las ocho de la tarde. El Consistorio derogó el plan que incluía la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez e inició una estrategia de ayudas para la rehabilitación y construcción de viviendas, así como obras públicas como las que se realizan ahora en las calles Doctor Lluch, Reina y Barraca. Pero esto no ha sido suficiente a juicio de los vecinos, que han criticado la falta de empuje para el desalojo de las ocupaciones ilegales y el cierre de actividades sin licencia como más de una docena de chatarrerías en plantas bajas.

Como reiteraron las ocho asociaciones hace unos días a este periódico, la principal petición al gobierno municipal es que haga cumplir las ordenanzas. «El objetivo de la concentración es recordarle a la Administración lo que prometió, que cumpla la ley, que defienda a los vecinos», insistieron ayer.

La edil de Protección Ciudadana dijo que en cuanto a los policías de barrio «dispone de más agentes que otras zonas de la ciudad. En concreto, tres agentes por turno de mañana y de tarde y, además un coche patrulla para la zona cero que lleva a cabo labores de vigilancia en los turnos de mañana, tarde y noche». Con la puesta en marcha de la nueva unidad UCOS, dijo que podrán planificarse «actuaciones puntuales y de mayor calado en el Cabanyal o cualquier otro barrio de la ciudad al ser el turno de noche el más beneficiado en cuanto a dotación de personal, con 110 oficiales y agentes».

Por último dijo que se ha notificado ya a tres chatarrerías que «están realizando una actividad clandestina e ilegal y se procederá a su cierre a finales de este mes. La misma actuación la haremos en todas las instalaciones de este tipo y por la que se cerrarán».

Más

Fotos

Vídeos