Podemos rechaza el Parque Central justo antes de la subasta de solares

Un operario trabajando en las obras del jardín, hace unos días. / valencia parque central
Un operario trabajando en las obras del jardín, hace unos días. / valencia parque central

La formación habla de «edificación salvaje y excesiva» alrededor del jardín pese a no intentar cambiar el proyecto municipal

PACO MORENO VALENCIA.

Justo cuando está recién aprobada la reparcelación de la primera fase del Parque Central, que permitirá sacar al mercado inmobiliario varios solares para construir viviendas alrededor del gran jardín, Podemos cuestionó ayer abiertamente la solución adoptada por el Ayuntamiento, al hablar de «edificación salvaje y excesiva», tras una visita con representantes vecinales.

La primera fase de la reparcelación liberará 135.000 metros cuadrados de suelo edificable, fundamentalmente en la esquina de la avenida Peris y Valero con la plaza Manuel Sanchis Guarner, donde ahora hay un concesionario de coches, un lavadero y otras actividades. También en el entorno de la estación Joaquín Sorolla, en solares de la calle Maestro Sosa y la calle San Vicente Mártir. El director general de la sociedad Parque Central, Salvador Martínez Císcar, habló antes del parón estival de vender «lo antes posible» para entre otras cosas financiar las obras del jardín y el soterramiento de las vías ferroviarias.

Más

Ese planeamiento es el que ayer cuestionó abiertamente Podemos, que forma parte del gobierno tripartito de Valencia a través de la formación València en Comú. Acudieron a la visita con representantes vecinales la senadora Pilar Lima y el diputado en Les Corts David Torres.

El partido de Iglesias está representado en el gobierno tripartito con València en Comú

La primera habló de que están «preocupados por el proyecto del Parque Central y cómo ha evolucionado desde su proyecto inicial hacia otro objetivo totalmente distinto que nos retrotrae hasta épocas de edificación excesiva y salvaje que tenemos que evitar a toda costa».

Torres dijo por su parte que el parque «es una oportunidad que tenemos los vecinos de Valencia de conectar seis barrios históricamente separados por las vías del tren y de construir un pulmón verde en el centro de la ciudad. No entendemos que el proyecto haya evolucionado de parque a urbanización de lujo y a la construcción de cuatro torres y dos rascacielos».

El diputado añadió que en una ciudad «con el 30% de las viviendas desocupadas, consideramos que la construcción y puesta en marcha del PAI en el Parque Central para viviendas de lujo, seguiría separando y dividiendo los barrios. Necesitamos valorar qué modelo de ciudad queremos y para ello necesitamos contar con los propios vecinos».

Fuentes municipales indicaron que «no se ha cambiado nada de lo aprobado, no tenemos muy claro a qué se refieren con eso de las modificaciones». En total, la edificabilidad prevista en todos los sectores es de 629.140 metros cuadrados de techo, contando con el desarrollo de las viviendas previstas a ambos lados de las vías del tren en la avenida Federico García Lorca, además de la bolsa de solares en los barrios de Camí Reial y San Marcelino.

«Parece alucinante que hablen de proceso especulativo, cuando no han hecho ninguna propuesta en todo el proceso de alegaciones que llevamos», añadieron. El Consistorio ha negociado con las entidades vecinales de la zona el uso de las naves protegidas, que ya están asignadas a las concejalías para la sede de una Universidad Popular o un polideportivo, entre otras actividades.

En cuanto al jardín, sigue a pies juntillas el proyecto aprobado en su día a la paisajista Kathryn Gustafson. La reparcelación recibió 25 alegaciones, ninguna de Podemos, por lo que las mismas fuentes apreciaron que «no es momento de oponerse sino de sacar este tema adelante de una vez para beneficio de todos».

La edificabilidad formó parte además del acuerdo con el Ministerio de Fomento para financiar parte de las obras. El PSPV presentó en 2005 una propuesta alternativa del arquitecto Rafael Rivera, con menos viviendas que la aprobada finamente, aunque el Gobierno de Zapatero rechazó entonces la medida. Fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano rechazaron ayer valorar las críticas de Podemos, al entender que se trata de una «cuestión que atañe a todo el gobierno municipal». La sociedad Parque Central debe decidir la estrategia de venta de solares, aunque será con una subasta.

Más

Fotos

Vídeos