Las playas vuelven a la normalidad tras la enorme tormenta

En la playa del Cabanyal, ayer los que más se divertían eran los surfistas que intentaban coger una buena ola junto al dique de la Marina. La tormenta del viernes dejó apenas daños, huellas en la arena del lugar hasta donde llegaron las olas, aunque el mar seguía movido para subir encima de la tabla y coger velocidad. En el paseo marítimo, los hosteleros se afanaban en barrer la gran cantidad de arena alrededor de sus locales antes de montar las terrazas, mientras en los chiringuitos a pie de playa se escuchaba música para atraer a los primeros clientes. En la Malvarrosa y sobre todo en la Patacona había incluso bañistas en la orilla haciendo frente a las olas, pese a que ya ha acabado la temporada.

Fotos

Vídeos