La plataforma 'Horta és futur' presenta alegaciones al proyecto de la ZAL para «recuperarla para la ciudad»

El colectivo durante la protesta./Irene Marsilla/LP
El colectivo durante la protesta. / Irene Marsilla/LP

Acusan a las autoridades de «revestir de nuevo plan» el antiguo plan anulado por el TS y amenazan con ir a la justicia si sigue adelante

LAS PROVINCIASValencia

Representantes de 40 asociaciones vecinales, en defensa del territorio y ecologistas agrupadas en la plataforma 'Horta és Futur - No a la Zal', han entregado alegaciones contra el proyecto de la Zona de Actividades Logísticas en La Punta (València) con el objetivo de «recuperar este espacio estratégico para la ciudad», según han informado las organizaciones en un comunicado.

Las asociaciones rechazan este proyecto, que pretende «ampliar la superficie logística portuaria». Desde el colectivo han recordado que el plan de expansión del Puerto de Valencia «ya fue declarado nulo por el Tribunal Supremo en el 2015».

Además, la plataforma ha preparado una campaña para los próximos meses con el objetivo de «paralizar este proyecto y recuperar este espacio estratégico para la ciudad». Así, han denunciado la falta de participación ciudadana y la condescendencia del Ayuntamiento y Generalitat con la Autoridad Portuaria.

La plataforma contra la ZAL pretende, de este modo, paralizar de nuevo un plan, que fue declarado nulo por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) en 2013, y por el Tribunal Supremo (TS) en 2015.

Desde 'Horta és futur' han indicado que el desarrollo del proyecto de la ZAL supuso en su momento el derribo de un centenar de alquerías, y la destrucción de alrededor de 770.000 m2 de suelo agrícola protegido de la Punta, en un proceso en el que se ejerció una gran violencia contra sus legítimos habitantes, que tuvieron que marchar por la fuerza de sus casas. El resultado fue «la conversión de una huerta fértil en un gran solar; un proyecto de zona logística, a estas alturas todavía inacabado».

Desde la plataforma han denunciado que la Autoridad Portuaria ha retomado de este modo un proyecto anulado por el TS, «revestido de nuevo plan, avalado por el Ayuntamiento de Valencia y la Conselleria de Obras Públicas y Vertebración del Territorio».

La plataforma ha reivindicado que se desarrolle un proceso de participación para revertir los 772.961m2 donde proyecta asentarse la ZAL, en huerta productiva y espacios naturales. Las asociaciones de la plataforma consideran una «burla a la ciudadanía y a la sentencia del TS la presentación de este nuevo plan, calcado del anterior a excepción de un carril bici que atravesará el polo industrial portuario».

De hecho, han considerado que el plan «incurre en graves errores que pueden conducir de nuevo a su nulidad por cuarta vez», ya que la plataforma ha asegurado que de irá a los tribunales en caso de que la Consellería no retire el plan.

Características del plan

Desde la plataforma han señalado que el plan «considera que los terrenos tienen el carácter de urbanos» cuando son suelo no urbanizable especialmente protegido, según la sentencia del TS de 2015, y después de la sentencia del TSJCV de junio de 2017 donde se anula la línea de abastecimiento eléctrico de la ZAL. Así, reclaman que esta circunstancia obliga a hacer una evaluación ambiental estratégica que no se ha hecho.

Por otro lado, se ha omitido el trámite de consulta previa a los afectados del plan y se ha omitido el estudio de paisaje y cambiándolo por una mera 'integración paisajística' (la diferencia entre uno y el otro está claramente explicitada en el artículo 6.4 de la LOTUP).

Por tanto, la Conselleria ha querido «ignorar parte de los trámites para dar vía libre al plan cuando el TS ordenó expresamente que tenía que empezar a tramitar todo el procedimiento desde el inicio».

«Una oportunidad perdida»

La sentencia firme del TS de 2015 obliga a la Administración a empezar el planeamiento desde cero, «abriendo además la posibilidad de que se abandonara el proyecto de la ZAL, y se hiciera un planeamiento más de acuerdo con la nueva política del territorio, ya explicitada en la ETCV (Estrategia Territorial de la CV) y en la LOTUP (Ley de Ordenación del Territorio Urbanismo y Paisaje)».

Desde el punto de vista de la plataforma, lo «más grave», es que la Generalitat «no consideró ni siquiera la posibilidad de hacer un plan alternativo que responda a las necesidades reales de los valencianos».

Entre ellas han destacado la defensa de l'Horta, la adaptación del territorio para mitigar los efectos del cambio climático, la mejora de la calidad de vida urbana que supondría su recuperación, al asegurar la conexión entre el parque del Turia y la Albufera, además de minimizar el impacto de la ciudad sobre el lago o «mitigar el efecto 'isla de calor'», permitiendo unos flujos de vientos que suavizan la canícula estival de la ciudad de Valencia.

Así, han acusado a la Generalitat de «no darse cuenta que la zona que ahora ocupa la ZAL, tiene más valor social y económico como espacio verde para la ciudad de València, que como polígono industrial».

Falta de participación ciudadana

Por otro lado, han denunciado también «la falta de participación ciudadana», puesto que las reuniones en las que se ha decidido el futuro de la zona han contado exclusivamente con la participación del Ayuntamiento de Valencia, el Gobierno valenciano y la Autoridad Portuaria.

«Hay que mencionar también otros proyectos en marcha que podrían ser vinculantes para dar acceso a la ZAL, afectando otras zonas de huerta, como la ampliación de la carretera V-30, o la V-21 en su acceso norte al puerto», han agregado.

Asimismo, han lamentado que el plazo de exposición al público se haya abierto en pleno verano, «en la mejor tradición de gobiernos anteriores» y que «la forma de participar en decisiones, que pueden hipotecar el futuro de la ciudadanía, está lejos de ser la más apropiada».

La plataforma ha criticado también la «falta de sensibilidad y respeto hacia las más de 100 familias que fueron expropiadas forzosamente de la pedanía de la Punta, después de lo cual siguieron litigando hasta conseguir la nulidad del proyecto en los tribunales». «Esta ciudad tiene una deuda con estas personas que todavía no ha sido reparada. Apostar por una recuperación de la zona que beneficiara a la ciudad sería un primer paso en la buena dirección», han agregado.

Fotos

Vídeos