El Plan de Ciutat Vella plantea restringir los apartamentos en las zonas con más vecinos

El Plan de Ciutat Vella plantea restringir los apartamentos en las zonas con más vecinos
Irene Marsilla

El documento aprobado por el Ayuntamiento propone que no haya edificios mixtos de turistas y residentes en los barrios más poblados

P. MORENO

valencia. El documento elaborado por el Ayuntamiento para el Plan de Ciutat Vella aprobado el pasado viernes por la junta de gobierno plantea la entrada en el catálogo de 527 inmuebles protegidos, aunque también dedica varias consideraciones a la regulación de los apartamentos turísticos, una normativa que se estrenará en este distrito al ser el de mayor concentración de la ciudad. La propuesta pasa por la modificación del régimen de usos actual limitando la «implantación del uso terciario hotelero en sus diversas modalidades».

Esa voluntad del gobierno municipal ya era conocida, al desvelarlo la concejal de Turismo, Sandra Gómez, el pasado verano. Los redactores del plan profundizan en esa idea para afirmar que no debe «plantearse una regulación genérica de usos sino un régimen que tenga en cuenta las diferencias de cada zona con las actualmente saturadas eliminando la compatibilidad con el uso residencial en edificios de uso mixto».

El distrito está formado por cinco barrios, la Seu-Xerea, el Carmen, el Mercat, Velluters y Universitat-Sant Francesc. El plan debe pasar otros trámites (el del viernes fue la evaluación ambiental), aunque ya deja patente el tipo de gestión que se propone hacer el Consistorio para frenar la saturación de apartamentos turísticos, muchos no registrados, que además provocan en ocasiones problemas de convivencia con los vecinos de la zona.

«En cuanto a la regulación del uso terciario comercial, hay que potenciar la implantación de comercio tradicional frente al ajeno a los valores patrimoniales y paisajísticos del ámbito. Limitar los locales de restauración y terrazas cuando resulte incompatible su ubicación con el mantenimiento de estos valores», añade el documento. Precisamente vecinos, hosteleros y Ayuntamiento trabajan desde hace escasas fechas en un acuerdo de este tipo para el barrio del Mercat.

«Se propone el establecimiento de una nueva regulación de usos, ajustada a las necesidades de cada zona de Ciutat Vella, la preservación del uso residencial como predominante -limitando la terciarización donde se considere que la zona estudiada ya está saturada-. Es necesario diferenciar por zonas, ya que Universitat-Sant Francesc no es el mismo caso que el Carmen, Velluters o el Mercat, en los que se mantiene el uso residencial», afirman.

El Plan de Protección habla también de aumentar la «planificación de equipamientos que podemos definir como de barrio al servicio de la población, de carácter escolar (guarderías, ludotecas), docente, sanitario (ambulatorios), asistencial (centros de tercera edad)».

En las zonas donde predomina el uso monumental, se debe tener en cuenta la «importante presencia de visitantes y turistas que exige la disposición de servicios de información y difusión cultural dirigida a visitantes y turistas, y de servicios públicos», mientras que destaca como uno de los motivos de la nueva normativa que en la última década sólo se ha desarrollado una de las 14 unidades de ejecución en que se dividió el mapa de edificios y solares del distrito, por lo que consideran urgente su revisión.

Fotos

Vídeos