El Pilar cubre la fianza y recupera el aula concertada que eliminó el Consell

Ninguno de los otros colegios que consiguieron medidas cautelares ha afrontado todavía la cuantía económica que exige el TSJCV

VALENCIA.

El colegio El Pilar de Valencia recuperará para este mismo curso el aula que le retiró la Conselleria de Educación tras el último proceso de renovación de conciertos, por lo que volverá a tener cuatro líneas de Bachillerato. El TSJCV informó ayer de que se ha depositado en sede judicial un aval bancario por valor de cerca de 187.000 euros, la cuantía que se exigía en concepto de fianza y requisito indispensable para que fuera efectiva la suspensión cautelar de la supresión, conocida el pasado julio.

Se trata de la primera escuela de las cinco que consiguieron la paralización del recorte en la citada etapa que hace efectivo este aval. Otros dos -Domus de Godella y Salle de Alcoy- ya han informado a sus familias de que desisten ante la dificultad económica que les supone cumplir este requisito, mientras que La Purísima Franciscanas de Valencia anunció que exploraría diferentes vías para cumplirlo, si bien no hay novedades todavía. Tampoco se ha informado a los padres del quinto en liza, La Purísima de Alzira, sobre qué decisión se tomará. Fuentes del TSJCV confirmaron que al menos hasta ayer no se había formalizado ninguna otra caución. Eso sí, todos los centros continúan adelante con los procesos judiciales iniciados, más allá de la decisión que adopten en relación a la cautelar.

El aval se refiere al montante del concierto del aula eliminada correspondiente a dos años, que es el tiempo medio de resolución de cualquier contencioso. Y se exige como garantía en caso de que el fallo del tribunal sea favorable a la administración autonómica, pues durante este periodo debe abonar al centro en cuestión la cuantía del concierto del aula o aulas recuperadas cautelarmente. Es decir, si el juez da la razón al centro el aval no se ejecuta, pero si la balanza se inclina a favor de la conselleria sí, cubriendo de esta forma el desembolso realizado durante el tiempo que se haya prolongado el litigio. La cuantía fijada se extrae de la Ley de Presupuestos de la Generalitat, que recoge los módulos del concierto de cualquier curso, etapa o modalidad.

Las cinco medidas cautelares se basan en el principio de que si no se adoptaban se causarían a centros y a familias daños que no se podrían reparar aunque la sentencia les fuera favorable, pues esta se conocería al cabo del tiempo. En cuanto al beneficio para los alumnos incluidos en la línea recuperada, cabe recordar que al ser un concierto singular, se permite el cobro en concepto de enseñanza de 25,7 euros al mes durante el curso, mucho menos que una alternativa privada.

De los 21 colegios que han perdido al menos una unidad de Bachillerato 16 han presentado recurso o lo han anunciado, aunque no todos han pedido medidas cautelares. El recorte es progresivo. Afecta este curso a aulas de 1º y de cara al siguiente se suprimirán las de 2º.

Más

Fotos

Vídeos