El Hospital La Fe de Valencia perderá un centenar de camas a partir de julio

El hospital La Fe de Valencia. / Jesús Signes

El sindicato CC.OO asegura que la junta de personal ha solicitado a la gerencia que concrete las áreas asistenciales que se verán afectadas

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

El plan de verano que cada año pone en marcha la Conselleria de Sanidad comportará, como en anteriores ejercicios la reducción del número de camas para hospitalización. En el caso de La Fe, tal como aseguraron desde la representación sindical de CC.OO en este centro sanitario se prevé en julio el cierre de 70 camas de hospitalización de adultos. En agosto serán 105 y en septiembre se recuperarán algunas para quedar en 70 menos. La misma fuente señaló que la información de que disponen señala que en hospitalización pediátrica está programado cerrar 36 plazas cada mes.

Además, está previsto el cierre de seis plazas de la unidad de Reanimación en los meses de julio, agosto y septiembre. Se reducirán también en el mismo periodo cuatro camas de UCI pediátrica y las mismas en UCI de adultos.

La dirección del centro sanitario confirmó estos datos y señaló que son «similares al año pasado, tras los buenos resultados obtenidos». Además, destacaron que la «reagrupación» de camas se ha realizado conforme a los estudios y las previsiones «realizadas por nuestro personal técnico respecto al descenso de actividad, previsión de ingresos y actividad quirúrgica programada».

Desde CC.OO en La Fe apuntaron que la junta de personal ha trasladado a la gerencia del centro sanitario un escrito en el que solicita mayor concreción. Recalcaron que con ello persiguen conocer qué servicios exactamente se van a ver afectados por la reducción en qué medida cada uno.

La dirección del centro sanitario recalcó que este año las plazas de ingreso para adultos se reducirán un máximo del «17% en el mes de agosto y un 11% en julio y septiembre. En hospitalización infantil, se cierra un máximo del 29% durante los tres meses». El objetivo que se persigue adoptando estas medidas, tal como expuso el centro sanitario, es «agrupar al personal sanitario y a los pacientes en determinadas plantas para optimizar los recursos asistenciales y energéticos, evitando tener abiertas salas en las que apenas se encuentren pacientes. De igual modo, se aprovechan estos meses para realizar tareas de acondicionamiento de las salas.

Sanidad anunció que destinará este verano 53,3 millones de euros para atender las sustituciones de vacaciones del personal sanitario y los profesionales de refuerzo.

Fotos

Vídeos