Los patios de Valencia son particulares

Terraza interior de La Más Bonita, en la playa de la Patacona./La Más Bonita
Terraza interior de La Más Bonita, en la playa de la Patacona. / La Más Bonita

El 'terraceo' triunfa en la ciudad gracias a locales con espacios privados acondicionados como zona exterior

TAMARA VILLENAValencia

De Valencia se aprovecha todo, hasta los patios interiores. Atrás quedaron los tiempos en los que frío, viento y nubes amenazantes organizaban nuestros planes de ocio. Ahora podemos disfrutar del 'terraceo' cualquier día o época del año, gracias a una tendencia que ha llegado con fuerza a la ciudad: los locales con terraza dentro del establecimiento. Lo que empezó siendo una vía de escape para fumadores ha acabado convirtiéndose en toda una moda, foco incluso del postureo más 'instagramer' gracias a restaurantes como La Más Bonita o Turqueta, donde los clientes pueden disfrutar del servicio en una decorada y acondicionada galería privada.

«Es una gran ventaja contar con un patio interior teniendo el local en una ciudad como Valencia» Emmanuelle Malibert | Artmosphère

Lo tienen claro: «Nunca cerramos este espacio. Para nosotros es un plus y una de las partes más especiales de nuestro restaurante, sobre todo las noches», asegura Gloria Martínez, responsable de comunicación de La Más Bonita, sobre el patio particular de su local. «En esta zona mejora aún más la experiencia del comensal - añade la encargada de comunicación del Grupo Saona, Inma Barona, acerca de la platea interior del restaurante Turqueta-. Nuestros clientes pueden disfrutar de luz natural, del sol y hasta de la lluvia, a través del techo de cristal», explica la gestora. «Es una gran ventaja contar con un patio interior teniendo el local en una ciudad como Valencia», indica Emmanuelle Malibert desde el restaurante Atmosphère, ubicado en el Instituto Francés.

Patio interior de Turqueta (izda.) y La Más Bonita, en Ruzafa (dcha.)
Patio interior de Turqueta (izda.) y La Más Bonita, en Ruzafa (dcha.) / LP

Estos recintos, cubiertos o al aire libre, se integran cada vez más en la actividad de cafeterías y restaurantes, tanto que algunos clientes incluso los piden expresamente: «El patio interior es una de las zonas preferidas por nuestros clientes y nos la solicitan mucho en sus reservas», confirma Barona sobre Turqueta. «Los clientes en el caso de La Más Bonita en Patacona prefieren este espacio, a no ser que llueva, aunque muchas veces nos piden quedarse en él protegiéndose con una de nuestras sombrillas. En Ruzafa también», explica Martínez.

El buen clima de Valencia propicia un exitoso sector de ocio y restauración donde el abanico de posibilidades culinarias y estilísticas es cada vez más amplio. «Con este nuevo concepto quisimos dar un paso más tanto en gastronomía como en decoración», indican desde Turqueta. En el restaurante Pata Negra, los socios Ignacio Aguilar y Antonio Hernández siempre han apostado por la terraza: «Era algo fundamental, como elemento de nuestra forma de entender la hostelería y nuestro propio local», aseguran.

Patio interior de Atmosphère, interior del local Turqueta y terraza de La Más Bonita (Patacona), respectivamente. / LP

A la carta

La zona es una extensión del propio establecimiento: «La actividad es la misma, con la única salvedad que en el patio no hay música», aseguran los dueños de Pata Negra. En Atmosphère también mantienen su carta para esta área: «Tenemos la misma oferta y precios dentro que fuera. No cobramos suplemento de terraza, está a plena disposición de nuestra clientela», explica Malibert. «Ofrecemos los mismos platos para todo el local» aseveran también desde Turqueta. «Realizamos la misma actividad en nuestros dos patios interiores y tenemos el mismo horario que en el resto de los dos establecimientos», confirma Martínez sobre La Más Bonita de Ruzafa y Patacona.

«No producimos ruido al exterior y por eso el horario es el mismo para todo el restaurante» inma barona | turqueta

Eso sí, algunas de estas zonas interiores tienen un horario más limitado, en función a su nivel de aislamiento y localización: «Nosotros no tenemos un horario especial para el patio, pero contamos con la sensibilidad suficiente como para no molestar» explican desde Pata Negra. «A partir de las 00.30 horas por las noches, cerramos la terraza dado que tenemos una finca de vecinos muy cerca», cuenta Malibert sobre Artmosphère. «El uso está condicionado a no molestar ni interferir en el sueño de nadie», añaden Aguilar y Hernández desde el restaurante Pata Negra. «En Patacona no tenemos ningún problema, pero en La Más Bonita de Ruzafa se complica un poco al tener vecinos encima. Acabamos de hacer una gran inversión de acondicionamiento acústico por este motivo en todo el techo de este local y hemos cambiado la persiana entera», aclara Martínez. Aunque en los establecimientos con el patio completamente cubierto el ruido no supone ningún inconveniente, como es el caso de Turqueta, donde afirman tener «las mismas restricciones que en el resto del local» y no haber recibido «ninguna» queja de los vecinos: «Al ser un patio interior cerrado, no producimos ruido al exterior y por eso el horario es el mismo para todo el restaurante», asegura Barona.

Imagen del patio interior del restaurante Turqueta.
Imagen del patio interior del restaurante Turqueta. / Turqueta

Un rincón donde disfrutar todo el año

Para ellos son todo ventajas. Gracias al patio interior cubierto del local, en Turqueta no están «sujetos a condiciones meteorológicas y le podemos dar uso todo el año», según explica Barona. «Al ser de tu absoluta propiedad, tienes más libertad», reconocen en Pata Negra. «Además, vienen muchas familias porque los niños pueden correr sin riesgo de coches y tampoco entran personas a molestar porque tenemos un filtro en la portería -cuenta Malibert-. Es un patio sin ruido y aislado del bullicio», asevera la responsable de Artmosphère. Lo mismo confirman en La Más Bonita, el patio interior es perfecto para «buscar tranquilidad, olvidarte de coches y centrarte en tu experiencia». El único inconveniente que le encuentran a estos espacios interiores es muy ocasional, y solo en el caso de no estar cubiertos: «Es verdad que cuando hace frío no se utiliza tanto pero en la ciudad de Valencia esto se reduce casi a veinte días al año», cuentan desde La Más Bonita, donde la terraza interior no está techada. «Los clientes que han probado nuestra terraza saben que la única pega del patio, es el viento» añade Malibert sobre Atmosphère.

«Los niños pueden correr sin riesgo de coches y tampoco entran personas a molestar porque tenemos un filtro» Emmanuelle malibert | Atmosphère

Patio interior cubierto del restaurante Pata Negra.
Patio interior cubierto del restaurante Pata Negra. / Pata Negra

Por ello, acondicionan estas zonas para poder utilizarlas durante todo el año, incluso los días más fríos y lluviosos: «Tenemos una cubierta automática y calefacción para que el grado de confortabilidad no decaiga por la estación en la que nos encontremos» cuentan desde Pata Negra sus responsables. «Como disponemos de 5 estufas y mantitas para los pies, nuestros clientes la disfrutan todo el año. Y para la lluvia tenemos un pequeño cobertizo», comentan en Artmosphère. Sin olvidar las jornadas más calurosas: «Contamos con toldos para proteger del sol y para este verano hemos instalado un sistema de nebulización, con agua vaporizada para estar más agusto, porque algunos clientes nos lo han sugerido», detalla Martínez de La Más Bonita.

Una práctica tendencia que favorece el tráfico de restauración y clientes en Valencia y que mantiene a la ciudad en el pódium de lugares donde poder disfrutar al máximo, y en cualquier momento, del tiempo de ocio.

Fotos

Vídeos