Los pasajeros del Paso del Estrecho se disparan frente al mínimo refuerzo policial

Viajeros aguardan para comprar un billete en el puerto. / d. torres

El número de viajeros de la línea de Valencia a Argelia se multiplica por diez mientras la cifra de agentes se sitúa sólo en 50

ARTURO CHECA VALENCIA.

«En puertos como Motril hay más vigilancia que aquí. Vale que hay un mayor flujo de viajeros en aquel destino, pero aquí no se han hecho este año las cosas bien...». El que habla es un agente de la Guardia Civil destinado al puerto de Valencia, uno de los encargados de controlar las cientos de personas que embarcan en cada una de las tres o cuatro frecuencias semanales de los ferrys que unen la capital valenciana con la ciudad argelina de Mostaganem. El agente interrumpe la conversación telefónica mientras de fondo se escuchan cláxones y voces en idioma árabe. Son algunos de los viajeros llegados ya al recinto portuario para uno de los barcos que zarpa hoy para cubrir la ruta. «El refuerzo policial es insuficiente», denunciaron a comienzo de verano los sindicatos SUP y AUGC a LAS PROVINCIAS. Y la evolución de las cifras demuestran que la queja de las Fuerzas de Seguridad tiene mucho fundamento.

En el primer semestre del año pasado fueron poco más de 5.000 los viajeros que hicieron uso de la conexión entre Valencia y Mostaganem en manos de Balearia. En los seis meses iniciales de junio, la cifra se ha disparado hasta los 53.000 pasajeros, lo que supone multiplicar por diez el flujo de pasajeros, según las cifras facilitadas ayer por la Autoridad Portuaria de Valencia (APV).

Desde Delegación del Gobierno defendieron al comienzo del verano que el dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil está formado por más de medio centenar de agentes y que es superior al establecido el año pasado, además de «suficiente para garantizar la seguridad en el embarque y desembarque».

Críticas del puerto

No obstante, la corta proporción queda clara al contemplar como en Alicante la cifra de efectivos del dispositivo de vigilancia asciende a las 3.000 personas. O cómo el número de vigilancia policial es mucho mayor en puertos más reducidos como el de Motril, señalado por el guardia civil que abre esta información, aunque si bien es cierto que el año pasado la cifra de viajeros en el puerto granadino fue de 240.000, mucho mayor que la del puerto de Valencia.

Uno de los factores que ha impedido destinar un mayor número de policías y guardias civiles a la labor de control del Puerto de Valencia es que este no ha sido incluido finalmente por el Ministerio del Interior en la Operación Paso del Estrecho (OPE), un protocolo que automáticamente permite destinar más agentes a cada recinto portuario. Antes del verano se barajó la posibilidad de que el Gobierno sí optara por conceder esta categoría al recinto valenciano, pero finalmente no fue así (por falta de flujo de pasajeros, aunque la evolución de las cifras indican lo contrario) y se optó por mantener el recinto en «fase de monitorización».

De hecho, la propia Autoridad Portuaria de Valencia desliza críticas hacia este hecho en el comunicado lanzado ayer. La APV recuerda cómo la inauguración de la línea en marzo de 2016 contó con una nutrida representación de autoridades portuarias, de la Generalitat o de la Subdelegación del Gobierno, pero «todavía no forma parte de la Operación Paso del Estrecho a pesar de las importantes cifras de tráfico que alcanza».

La Autoridad Portuaria destaca su inversión en una «mejora notable» de la zona de embarque, con la habilitación de mayores espacios de sombra, un área de oración o un parque infantil. Estas actuaciones «todavía son provisionales», dado que el objetivo es la construcción de una nueva terminal de viajeros «en el menor tiempo posible», como avanzan desde Valenciaport.

Más

Fotos

Vídeos