El ocio nocturno, contra Grezzi

Uno de los restaurantes que ha colgado el cartel de protesta.
Uno de los restaurantes que ha colgado el cartel de protesta. / irene marsilla

Los empresarios recurren a la Generalitat para que prolongue el servicio nocturno de algunas líneas de metro de cara a la campaña de otoño Una campaña alerta de pérdidas de hasta el 40% tras prohibir aparcar en el carril bus

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Caída de la afluencia de público, y por tanto de la facturación, y reducción de horas y puestos de trabajo en las plantillas. Son algunas de las consecuencias sobre las que han alertado los hosteleros y los empresarios del ocio nocturno desde que entró en vigor la prohibición de aparcar en el carril bus por las noches el pasado 20 de mayo, que afectó a más de 40 calles y suprimió unas 2.000 plazas de estacionamiento en la ciudad.

Ante esta situación, la Federación de Ocio, Turismo, Juego, Actividades Recreativas e Industrias Afines de la Comunidad Valenciana (Fotur) ha decidido emprender dos caminos. Por un lado, alzarse contra la decisión unilateral del concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, y, por otro, buscar el respaldo de otras administraciones, como la Generalitat, para buscar alternativas ante la escasez de plazas de parking.

Así, desde esta semana, muchos locales de ocio han colgado carteles reivindicativos para visibilizar el problema y poner cifra a la pérdidas, que cuantifican en un 40% tras entrar en vigor la prohibición. «No hablamos de ahora, que estamos en época estival. El descenso ya se notó en junio y tememos que se agudice con la temporada de otoño», explicó ayer el secretario de Fotur, Juanjo Carbonell, que incide en que los empresarios del ocio nocturno han decidido «ponerse a trabajar ya» para revertir la situación.

La iniciativa de los carteles, en los que puede verse un personaje que evoca al edil y la frase 'Ribó y Grezzi hunden la economía en el centro de Valencia', ha partido de los propios empresarios y se han sumado también hosteleros. Hay algunos locales que incluso recogen firmas y se han iniciado también campañas de rúbricas 'online'.

«Hay 3.500 coches que no pueden aparcar en el carril bus y no se han querido escuchar nuestras propuestas», comentó el presidente de Fotur, Víctor Pérez, en referencia a la petición lanzada a comienzos de julio y que contó con el apoyo de la Federación de Hostelería y las asociaciones de pubs y de salas de fiestas. Se trataba de que en grandes avenidas se pudiera aparcar en un sentido de la calle los días pares y en otro los días impares, de tal manera que la circulación de los autobuses se combinara con el estacionamiento de vehículos.

A la puerta de la conselleria

Sin embargo, tanto Pérez como Carbonell lamentaron que Movilidad no tuviera en cuenta la propuesta para minimizar el impacto de la prohibición de aparcar por la noche en el carril bus. Eso a pesar de que un día después de hacerla pública una encuesta de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu) reflejara que el 70,6% de los valencianos está en contra de la decisión del Ayuntamiento.

Los motivos que argumentaban quienes rechazan la medida se centran en que facilita el aparcamiento nocturno en barrios residenciales y la movilidad de clientes en zonas de ocio, especialmente a los que viven alejados del centro y en pueblos limítrofes de Valencia o que las opciones alternativas de transporte son bastante escasas.

Precisamente este último argumento es el que ha llevado a Fotur a llamar a la puerta de la Generalitat, en concreto a la Conselleria de Obras Públicas para solicitar medidas que palien los efectos negativos de la prohibición.

Entre ellas, Fotur pidió a Ferrocarrils de la Generalitat que amplíe los horarios y los trayectos nocturnos del metro, especialmente en el área metropolitana. «Han sido muy receptivos, han reconocido que existe un déficit en este aspecto y nos han pedido que planteemos qué rutas serían necesarias», detalló el presidente de Fotur, Víctor Pérez.

«Se trata de aplicar el sentido común y buscar alternativas a la prohibición, dado que no vemos que vaya a levantarse. Por ello, es necesario que se mejore el transporte público, tanto de metro como de autobuses», añadió Carbonell, quien insistió en que mantienen «una postura negociadora para buscar soluciones de cara a octubre para evitar que siga cayendo la afluencia de gente».

Más

Fotos

Vídeos