Ocho siglos de historias con sabor marinero

Estampa típica de los barrios del Marítimo. / irene marsilla
Estampa típica de los barrios del Marítimo. / irene marsilla

Un libro recoge el origen y desarrollo del litoral de Valencia

P. M.

valencia. Diecinueve especialistas han participado en la elaboración de 'Los Poblados Marítimos. Historias, lugares y escenas', un libro que se presenta mañana a las 12 horas en el Ateneo Marítimo (calle de la Reina, 68). La obra codirigida por Inmaculada Aguilar y Amadeo Serra ofrece un repaso a la parte histórica de los barrios del litoral de Valencia, al mismo tiempo que humaniza y explica muchas de las tradiciones actuales.

Editado por el Ayuntamiento y la Generalitat, la dirección por parte de la cátedra Demetrio Ribes de la Universitat de València explica que las obras públicas y las infraestructuras aparezcan con detalle a lo largo de varios capítulos. Los directores de la publicación explican como primer propósito que «conocer para conservar y preservar es un axioma evidente en todos los sectores del patrimonio».

Esta premisa es la que siguen todas las explicaciones de unos barrios cuya existencia se remonta a casi ocho siglos atrás, con origen en el Privilegio Real del 27 de mayo de 1249 en el acta fundacional de la Vila Nova del Grao por Jaume I.

La arquitectura y trama urbana actual cobra forma siglos más tarde, sobre todo tras el incendio de las barracas del Cabanyal en 1796, cuando se definió hasta la actualidad la retícula característica de largas calles desde el puerto hasta la parte norte de la Malvarrosa.

Un nuevo incendio en Cap de França en 1875 promovió la prohibición de construir más barracas, que poco a poco fueron sustituidas por viviendas. El libro también se detiene con el desarrollo de Valencia al sur del río Turia de Nazaret, cuyo origen fue un lazareto (hospital de infecciosos) abierto en 1720. Iglesias, redes de alcantarillado, incluso las explicaciones de los nombres (Malvarrosa fue un vivero de malvas rosas), trufan una obra con la que los autores pretenden abrir una «nueva mirada sobre nuestra historia, sobre nuestro territorio, sobre nuestra sociedad, abriendo las puertas a nuevas investigaciones y estudios». Fotografías de gran valor como el montaje de vías en el puerto, las inundaciones de la riada de 1957 y la Semana Santa Marinera acompañan un relato ameno e interesante para los amantes del Marítimo.

Fotos

Vídeos