Obras Públicas cubrirá todas las acequias de Sociópolis construidas hace una década

Desbroce de parcelas, ayer en Sociópolis.
Desbroce de parcelas, ayer en Sociópolis. / irene marsilla

Salvador no pone plazos para la venta de parcelas públicas en un sector donde hay pendientes 2.800 viviendas

P. MORENO

valencia. Dentro de seis meses habrán terminado las obras de urbanización del barrio de Sociópolis, en la pedanía de La Torre, y también se habrá acabado con uno de los elementos que querían distinguir a esta zona del resto de la ciudad, combinando edificios de viviendas con campos de huerta y acequias al aire libre. Estas últimas serán cubiertas con las nuevas calles.

La consellera de Obras Públicas, María José Salvador, visitó ayer el inicio de la intervención, que costará 1,5 millones de euros a cargo de la Generalitat. Sociópolis fue una promoción pública nacida hace más de una década, donde se reservaron solares para edificios vanguardistas aunque quedó atrapada por la crisis inmobiliaria. Apenas hay edificios construidos y los vecinos reivindican mejores servicios públicos.

El concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, comentó que cuando finalicen las obras se podrán atender algunas de esas peticiones, donde citó incluso la prolongación de una línea de la EMT. De las acequias sólo quedará un tramo a cielo abierto de modo testimonial.

El Consistorio tuvo que aprobar unas normas urbanísticas propias para que Sociópolis pudiera tener la red de riego al descubierto, lo que es contrario a la ordenanza para entornos del casco urbano. Finalmente, la combinación de paisaje de huerta y modernos edificios no será posible, aunque en uno de los extremos del sector funcionan un grupo de huertos de autoconsumo gestionado por el Consell Agrari.

La visita también dio para hablar del futuro del edificio inacabado de 184 viviendas junto a la carretera de Alba que tiene la Generalitat, ocupado con frecuencia ilegalmente y donde se han producido hasta incendios, además de otras tres parcelas edificables. La consellera Salvador dijo que «deberá ir en sintonía con la nueva política de vivienda del Consell y los criterios sociales que marca la Ley por la Función Social de la Vivienda». En el barrio quedan por construir 2.800 viviendas, de las que un total de 2.200 serán de promoción pública. El concejal Sarrià confirmó que el Consistorio tiene una parcela edificable de 21 plantas para 95 pisos.

Lo que no hará la conselleria, indicó Helena Beunza, directora general de la Entidad de Infraestructuras, es «malvender» los solares y el edificio a medio construir, donde sólo está acabada la estructura. Esta promoción llegó a salir a la venta por parte del Instituto Valenciano de la Vivienda, aunque no culminó.

En cuanto a las obras que se realizarán estos meses, consisten en el drenaje de los terrenos, la construcción de una red de riesgo, instalaciones deportivas, aceras y juegos infantiles, que ayudarán a la finalización de todas las calles.

Fotos

Vídeos