Las obras del Parque Central no podrán ocupar todo el jardín al menos hasta octubre

Imagen áerea de la primera fase del jardín.
Imagen áerea de la primera fase del jardín. / valencia parque central

El Consistorio acaba la reparcelación aunque la empresa que rechaza la cesión anticipada tiene un plazo de dos meses para cumplir la orden

P. M.

valencia. Hasta el próximo 30 de septiembre tiene de plazo el último de los propietarios que decidió no conceder el permiso de ocupación de los solares a la sociedad Parque Central para la ejecución de las obras de la primera fase del jardín. El Ayuntamiento ya ha aprobado la reparcelación y la entidad ha comenzado las notificaciones a todos los afectados. Se trata del último trámite antes de que puedan entrar las máquinas para completar la zona verde y una de las naves.

Así lo confirmaron fuentes municipales, quienes precisaron que con esta herramienta urbanística, la sociedad promotora de las obras ya podrá entrar. Queda pendiente si habrá algún tipo de recurso judicial por la zona en conflicto, junto al paso elevado de Giorgeta y que pertenece a un concesionario.

La primera fase del Parque Central abrirá sus puertas al público el primer trimestre de 2018, un año después de lo previsto cuando se iniciaron las obras en mayo de 2015. La previsión incluye la zona citada, dado que se trata de una pequeña extensión. Eso sí, afecta a una de las entradas del futuro parque y a la finalización de uno de los muelles de carga reconstruidos, así como una serie de canalizaciones. En total, la gran zona verde llegará a los 110.826 metros cuadrados de superficie.

Buena parte de las obras en el subsuelo están terminadas, como los grandes depósitos de agua de lluvia donde irán a parar las escorrentías para recargar el caudal de riego. La empresa adjudicataria trabaja en el hormigonado de algunos pavimentos, la construcción de un canal que cruzará prácticamente toda la primera fase y la delimitación de pequeños jardines.

Además de la zona ocupada por el concesionario citado, también está por urbanización la parte opuesta, próxima a las vías ferroviarias y el paso elevado de Giorgeta. Esto se debe a que se utiliza para el acopio de materiales y tierra, además de que se dejará una zona de servidumbre por la construcción de una de las torres previstas y la estación Central. Esto carece de plazos.

La previsión de apertura ha ido cambiando por parte del Consistorio desde prácticamente el inicio del mandato, dado que en principio se habló de octubre de este año, después a finales de 2017 y ahora se traslada la inauguración al primer trimestre de 2018. La razón ha sido la demora sufrida por el descubrimiento de una gran mancha de hidrocarburos en el subsuelo, que obligó a una descontaminación de la tierra en el lugar ya terminada.

Fotos

Vídeos