El tripartito acaba sólo la cuarta parte de las obras de este año en siete meses

Obras de reutilización en el Cabanyal realizadas con fondos del Plan Confianza de la Generalitat.
Obras de reutilización en el Cabanyal realizadas con fondos del Plan Confianza de la Generalitat. / Jesús Signes

Las concejalías se han gastado 24,3 millones de los 103,7 que tienen este ejercicio y en algunos casos ni siquiera se han iniciado los proyectos

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El Ayuntamiento ha gastado hasta ahora uno de cada cuatro euros de las inversiones previstas este año. En concreto se ha alcanzado la cifra de un 23,4% de facturas reconocidas a las empresas adjudicatarias de obras y equipamientos públicos diversos, según refleja el estado de ejecución del Presupuesto municipal.

El documento desvela al detalle las concejalías que están haciendo los deberes y aquellas más retrasadas con los compromisos adquiridos en el Presupuesto. En total, el tripartito dirigido por el alcalde Joan Ribó prevé este ejercicio unas inversiones de 103,7 millones de euros, mientras que se han reconocido gastos por 24,3 millones.

El año empezó con una inversiones de casi la mitad, aunque posteriores cambios e incorporaciones de lo que se arrastraba de 2016 dieron con la cantidad citada. Todo el crédito está disponible a estas alturas del año, pero las delegaciones sólo han activado proyectos y obras por valor de 51,5 millones.

El porcentaje bajará aún más cuando se incorporen los 57,5 millones para inversiones, pago de gasto corriente y amortización de la deuda del próximo año provenientes del remanente de 2016. En total, un 7,2% más para el Presupuesto municipal.

Esta modificación de crédito fue aprobada en el pleno del pasado 27 de julio, por lo que el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, confirmó ayer que no estará disponible para las concejalías hasta septiembre. Servirá para la renovación de alumbrado (2,8 millones) y alcantarillado (1,36 millones), nuevo equipamiento para la Policía Local, intervenciones en mercados municipales, instalaciones deportivas y museos festivos, además de 2,5 millones para la Alquería del Moro o los 3,3 millones para nuevas paradas de la EMT y más carriles bici.

A la vista de lo ocurrido los siete primeros meses del año parece poco probable que les dé tiempo a las concejalías a gestionar todos esos proyectos. Por ejemplo, una de las partidas de inversiones en edificios municipales, con 600.000 euros, llevaba el pasado 31 de julio facturas reconocidas por 1.689 euros.

En julio se aprobó incorporar 57,7 millones que harán bajar aún más el porcentaje ejecutado

Igual de alarmante es la situación en el refugio de perros y gatos de Benimàmet, saturado desde hace años y donde el Presupuesto había reservado 239.000 euros para la adquisición de solares, colindantes o en otra zona de la ciudad. El documento muestra que no se ha gastado ni un euro de esta cantidad, lo mismo que ocurre con los 150.000 euros previstos para mejoras en las instalaciones actuales.

De mayor calado presupuestario es el millón de euros destinado a instalaciones deportivas, donde sólo se han retenido 165.858 euros. Este es el apartado que significa el inicio de una actuación, aunque no se ha terminado ninguna. Tampoco avanza la rehabilitación de la antigua aceitera de Marxalenes, dentro del parque del mismo nombre. El Consistorio dejó tras varias modificaciones una inversión de 602.260 euros, de los que se han gastado 241.072 euros. El resto está pendiente de ejecución en el inmueble quemado.

Otras inversiones que también presentan un porcentaje muy bajo son las encuadradas en las obras de urbanización en barrios. De los 2,43 millones presupuestados se han reconocido sólo 6.533 euros en facturas, pese al interés del tripartito en dirigir las inversiones a esas zonas.

La remodelación de jardines y de aceras, entre las tareas pendientes más atrasadas

Es difícil destacar alguno de los apartados más atrasados en el documento de ejecución del Presupuesto, dado que es un problema extendido a numerosas concejalías. Aún así llama la atención la situación en la que se encuentra la renovación de jardines y la remodelación de aceras.

En el primero de los casos, una primera partida de 1,73 millones tiene sólo 124.509 euros gastados, mientras que otra de 489.640 euros se va hasta los 112.700 euros en proyectos terminados. El balance choca con la estadística mensual que ofrece la comisión de quejas y sugerencias vecinales, donde siempre se sitúa en la parte alta de la lista la mejora de zonas verdes.

La misma sorpresa depara la renovación de aceras y calzadas. Las 22 obras emprendidas este mes por el Ayuntamiento no son suficientes para compensar la baja ejecución del Presupuesto municipal. De los 4,39 millones asignados se han reconocido facturas por apenas 295.000 euros, una cantidad ínfima en concursos que mueven unas inversiones tan elevadas.

Las mejoras de accesibilidad en las paradas de la EMT se incluyeron este año con una partida de 364.870 euros aunque no se ha gastado nada. Lo mismo ocurre con los 300.000 euros para el entorno del antiguo convento de San Vicente de la Roqueta, donde está pendiente conocer cómo se integrará en la planta viaria un carril bici. El mismo resultado sufre los 1,47 millones de euros previstos para el jardín arqueológico del barrio del Carmen, en el entorno de la muralla musulmana que se conserva.

Por último, la construcción de jardines también se encuentra en posiciones de récord pero en cuanto a retrasos de obras. De los 3,23 millones sólo se han autorizado obras por 607.000 euros y se han acabado por valor de 7.197 euros, un resultado muy pobre. Por último, la adecuación de museos lleva de momento 125.000 euros del medio millón consignado para el presente ejercicio.

Fotos

Vídeos