Las obras para desmontar las pasarelas provocan atascos en la avenida del Cid

Embotellamiento durante la mañana de ayer en la avenida del Cid. / jesús signes
Embotellamiento durante la mañana de ayer en la avenida del Cid. / jesús signes

Los trabajos reducen a dos los carriles habilitados para la circulación de vehículos en varios puntos de la entrada a Valencia

R. V. VALENCIA.

Las peores previsiones de los vecinos y taxistas se empiezan a cumplir. Las obras para desmontar las pasarelas peatonales de la avenida del Cid ya están provocando las primeras molestias. Los atascos y embotellamientos en una de las principales entradas a Valencia fueron ayer una constante durante la jornada.

Los vehículos que durante todo el día de ayer entraban a Valencia por esta avenida se encontraban con la sorpresa de que los carriles habilitados se habían reducido. En algunos tramos solamente se podía pasar por un carril, ya que el segundo estaba reservado para la circulación de los autobuses. La consecuencia ante el abundante tráfico que utiliza este acceso a la ciudad durante el fin de semana fueron los continuos embotellamientos con las consiguientes molestias para los vecinos de la zona.

Las obras que han comenzado esta semana culminarán el martes por la noche con el desmonte de la primera de las pasarelas, la que encuentra más cerca de la calle Linares.

Los vecinos advierten de que las obras pueden reducir la seguridad vial en la avenida

Esta iniciativa del Ayuntamiento de Valencia no ha gustado a los vecinos. Tampoco ha sido del agrado de los taxistas, uno de los colectivos que sufren en sus carnes cualquier incidencia que se produce en la circulación.

La presidenta de la asociación de vecinos Nou Moles, Casilda Osa, mostró ayer su malestar por la situación que ha creado el consistorio valenciano. Osa expreso su deseo de que la eliminación de las pasarelas se culminará con éxito: «¡Ojalá salga bien!», pero manifestó su escepcitismo y expresó que se trataba de un paso atrás. «En los años 70 se hicieron manifestaciones para que pusieran las pasarelas y ahora quieren quitarlas».

La desaparición de estas pasarelas es una promesa electoral del los socialistas y, según destacan desde el Ayuntamiento, cumplirá una función doble. Por un lado, pacificar el entorno peatonal de la avenidad del Cid y, por otro, ralentizar la velocidad de los vehículos.

Además, desde el gobierno municipal se han justificado las obras alegando que las pasarelas se encuentran en un mal estado de conservación y no cumplen con la legislación para la accesibilidad de las personas que sufren discapacidad.

Los vecinos también se quejan de la falta de información que ha rodeado todo el proyecto. «Nos dijeron que quitarían las pasarelas, pero nada más. Y fue en una conversación de pasillo, no en una reunión formal», explicó Casilda Osa.

La idea del equipo de Gobierno es crear unas islas para el descanso de los peatones en el centro de la avenida. «Nos han dicho que estéticamente quedará mejor, pero yo prefieron la seguridad a la estética», señaló la presidenta de la asociación de Nou Moles, en referencia al posible aumento de accidentes.

Fotos

Vídeos